Los presos políticos en Nicaragua reciben más alimentos tras denuncias

·2  min de lectura

Managua, 26 jul (EFE).- Los presos políticos en Nicaragua han recibido más raciones de alimentos en las últimas semanas, luego de una campaña de denuncias sobre sus estados físicos dentro de prisión, informaron este martes sus familiares.

“Dado el nivel de desnutrición en el que se encontraban nuestros familiares y las permanentes demandas y campañas de familiares y ciudadanía, se logró que aumentaran las raciones de comida a la que tienen acceso”, informaron, en un comunicado.

Desde junio pasado los familiares de los “presos políticos” compartieron información sobre el aspecto físico de varios convictos, así como imágenes dibujadas de sus rostros, que mostraban el deterioro causado por la supuesta falta de alimentos y torturas sufridas en la cárcel policial conocida como “El Chipote”.

El incremento de las raciones de comida, sin embargo, llegó junto con un recrudecimiento en las técnicas de revisión hacia los visitantes, según denunciaron.

“En esta oportunidad las revisiones y requisas a familiares se intensificaron, llegando en algunos casos a realizar hasta tres revisiones, antes y después de la visita, exigiendo a varios familiares que se desnudaran”, indicaron los denunciantes, quienes también demandaron “la suspensión de prácticas violatorias de los derechos y dignidad de las personas y que se trate con el respeto debido a los y las familiares que visitan”.

Los familiares también exigieron la regularización de las visitas, el encuentro de los reos con sus hijos, llamadas telefónicas, cese de aislamiento e incomunicación permanente, atención médica especializada, salubridad y colchas en prisión, material de lectura incluyendo la Biblia, entrega de paquetería semanal, horas de sol, y “suspensión de prácticas violatorias de los derechos y dignidad de las personas”.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en Nicaragua existen más de 190 “presos políticos”, de los cuales, más de 40 viven en las condiciones antes descritas por sus familiares.

Desde 2018 Nicaragua vive una crisis sociopolítica que, según la CIDH, ha dejado al menos 355 muertos, de los cuales Ortega ha admitido 200. La situación se agudizó en las elecciones de noviembre pasado, en las que el presidente fue reelegido con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidente, y con sus rivales en prisión o en el exilio.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.