Para el Presidente, Vizzotti cometió una "imprudencia" al hablar, pero la ratificó "al mando" del operativo de vacunación

Jaime Rosemberg
·4  min de lectura

"Fue una imprudencia. Fue a charlar con un periodista y se relajó", reflexionó el presidente Alberto Fernández en la noche del lunes, cuando las declaraciones de Carla Vizzotti sobre el plan de vacunación ya habían generado las críticas opositoras. A través de su vocero, Juan Pablo Biondi, el Presidente motorizó la aclaración pública vía Twitter de la viceministra de Salud, que según fuentes oficiales ya estaba lista al mediodía de ayer, en las que se aclaraba que no habrá, por el momento, 20 millones de vacunados con una sola dosis, como Vizzotti había afirmado en su entrevista al diario Página 12.

Cerca del Presidente critican a la funcionaria por "confiarse, ponerse a filosofar sobre algo que estaba en su cabeza y creer que estaba en una charla de amigos", pero la respaldan sin medias tintas. Coinciden en que Vizzotti "es la que más sabe de vacunación", y aseguran que seguirá al frente del tema porque "fue la que negoció con los rusos, y está más preparada" que el ministro Ginés González García en ese punto. La foto del jueves pasado, cuando Vizzotti compartió el anuncio sobre las nuevas restricciones junto al jefe de gabinete Santiago Cafiero y el ministro de Turismo, Matías Lammens, se repetirá en las próximas semanas, aseguran en la Casa Rosada.

Plan de vacunación: una saga de anuncios errados, cambios y replanteos

Desde Balcarce 50 se oyen voces críticas hacia el ministro González García, quien habría demorado la respuesta pública de su vice, y que "quiere controlar todo él". Nadie descarta que "una vez que termine el proceso de vacunación" haya una "oxigenación" en la primera plana del ministerio con más trabajo desde marzo pasado, cuando se iniciara la cuarentena en respuesta a la pandemia. Cerca del ministro aclararon que se tomaron un tiempo para la respuesta "porque no se puede reaccionar por impulso, había que salir con una decisión tomada", afirmaron voceros del ministerio. También sostuvieron que "hay tranquilidad en el equipo" y relativizaron las versiones de cambios.

Además de su preocupación por disculpar a Vizzotti, que "no hace nada sin consultar a Ginés", el Gobierno ratifica que el plan de vacunación seguirá tal como estaba planeado.

Es decir, que el vuelo de Aerolíneas Argentinas que partirá el jueves hacia Moscú regresará con las 300.000 segundas dosis de la vacuna Sputnik dos días después. Y que habrá 5 millones de la primera dosis hacia fin de mes, "tal como está firmado en el contrato".

"Esta es una tarea que estamos haciendo casi a ciegas, dónde cada día aparece un problema nuevo y ni siquiera los expertos saben a ciencia cierta cual es el mejor camino", afirmaron a La Nación cerca del Presidente. Y cuestionaron la "mala leche" de la oposición, que "no dice que este debate sobre dar o no la primera dosis a más gente también se da en Gran Bretaña" y otros países de Europa. "Mezclaron la defensa a Carolina Píparo con las vacunas. Hacen su juego político y lo van a seguir haciendo", afirmó otra espada del Gobierno en relación a la respuesta de la cúpula de Juntos por el Cambio a las declaraciones de la viceministra.

Desde Balcarce 50 se oyen voces críticas hacia el ministro González García, quien habría demorado la respuesta pública de su vice, y que quiere controlar todo él.""

"Estamos con la vacuna rusa porque son los únicos que nos la entregan en tiempo y forma", recalcan en un importante despacho, y reiteran que la empresa norteamericana Pfizer, la primera en firmar un acuerdo con el país, "pone condiciones raras e inaceptables para no reconocer que no tiene stock para cumplir con lo que nos prometió". La llegada de las vacunas chinas (que negocia el flamante embajador Sabino Vaca Narvaja), las distribuidas por el consorcio Kovax (en febrero) y las producidas por AstraZeneca figuran, en ese orden, en el organigrama oficial.

Más allá de la controversia con Vizzotti, en el Gobierno miran con esperanza el futuro próximo, y aguardan que los picos de 14.000 contagios diarios de la semana pasada no se repitan. "Ojalá el número de contagios de hoy sea como el de ayer (lunes, alrededor de 8000), sería una señal de algo pasajero", contaron cerca del Presidente, dónde también siguen preocupados por un "comportamiento social imprudente", sobre todo de los "más jóvenes" en relación al cuidado de las medidas de distanciamiento social y uso de barbijo para paliar la pandemia.