"El presidente sólo ve la corrupción del pasado"

·3  min de lectura

Juan Arvizu

CIUDAD DE MÉXICO, enero 3 (EL UNIVERSAL).- La corrupción en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no se investiga, se justifica con simplezas de la Secretaría de la Función Pública (SFP), a la vez que, con la omisión del Senado, se obstruye la consolidación del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), acusa el presidente de la Comisión Anticorrupción de la Cámara Alta, Juan Zepeda Hernández.

"No ha habido un mea culpa real de cara a la nación del Presidente, de decir: 'Estoy harto porque también con los míos hay corrupción'", emplaza el senador de Movimiento Ciudadano. "Es triste, siempre se refiere a la corrupción de los gobiernos pasados, pero no lo he escuchado decir en dos años una autocrítica".

Dice que asignar candidaturas para gubernaturas a superdelegados "es corrupción", ya que en ellos se desviaron recursos públicos, lo cual precede a una elección de Estado en 2021, y señala que los recursos de programas sociales fueron gestionados por cada uno de los 300 distritos federales electorales.

El Presidente dice que Inai, Cofece e IFT son paleros...

—Es permanente el combate del Presidente a los órganos autónomos, ya lo hizo contra el Instituto Nacional Electoral (INE), el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), y se va contra la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai).

Lo que no entiende es que han sido creados a lo largo de muchos años y de la lucha de la sociedad para contrarrestar el poder autocrático del Ejecutivo y son logros de la democracia. Le incomodan a él porque cumplen un papel de obligarlo a que cumpla con sus funciones.

El Inai no es autoridad legitimada para combatir la corrupción, pero es el órgano constitucional mediante el cual el ciudadano puede tener acceso a la información gubernamental y obligar a la transparencia de los entes gubernamentales.

¿A qué autoridad le toca combatir la corrupción?

—Está legitimada y obligada a combatir la corrupción, la del gobierno federal, de dependencias, secretarías, subsecretarías, direcciones, la Secretaría de la Función Pública, y hacia afuera, la Fiscalía General de la República.

Si el Presidente le endosa la responsabilidad de combate a la corrupción al Inai, no sabe de lo que está hablando, y no me sorprende, porque se ha caracterizado por su ignorancia en legalidad o constitucionalidad.

Es la SFP la obligada a perseguir los actos de corrupción, pero casualmente todos los grandes escándalos de corrupción en este gobierno, de Manuel Bartlett y su familia; de su prima Felipa Obrador y sus contratos en Pemex, han sido los medios de información los que los han denunciado. ¿Cuál combate a la corrupción?

¿El Senado cómo actúa?

—Estamos todavía omisos, porque tampoco salieron los nombramientos, ya pasaron en mi comisión [Anticorrupción], se fueron a la Junta de Coordinación Política (Jucopo), pero no se les tomó protesta a los ciudadanos propuestos para integrar el Consejo de participación Ciudadana del Inai, que preside el SNA.

¿Es propósito del gobierno que el SNA no funcione?

—Sí. Qué triste, siempre se refiere a la corrupción de los gobiernos pasados, pero no lo he escuchado en dos años decir una autocrítica. A nadie ha procesado del gobierno sin que se vea obligado por la opinión pública, a nadie ha descubierto por su cuenta.

Tampoco actúa en casos denunciados por los propios integrantes del gobierno federal.

¿Es grande el problema de corrupción actual?

—No ha habido un mea culpa real de cara a la nación del Presidente, de decir: ‘Estoy harto porque también con los míos hay corrupción. Yo no soy corrupto y lo voy a demostrar procesando a este, este y este’, pero la SFP ya fue la secretaría de la exoneración pública o de la reivindicación pública.

¿Y los superdelegados?

—Tanto que el Presidente cuestionó el uso de los recursos públicos a través de programas y acciones gubernamentales para pedir el voto, y con los superdelegados lo están haciendo. Nada más que, ojo, lo de ellos no es corrupción. Otros, sí.

¿2021, elección de Estado?

—Lo va a ser, porque están desviando los recursos públicos.