El presidente de Turkmenistán devela una estatua gigante dorada de su perro favorito

Tom Batchelor
·2  min de lectura

El presidente de Turkmenistán develó una estatua gigante dedicada a su perro favorito. La escultura de 6 metros, cubierta completamente con láminas de oro, rinde homenaje al pastor de Alabai o de Asia Central, una raza utilizada principalmente para proteger rebaños de ovejas y cabras, así como propiedades.

Gurbanguly Berdymukhamedov inauguró el martes el monumento en la capital Ashgabat.

Las imágenes de la gran ceremonia muestran que los caminos alrededor del pedestal estaban cerrados, excepto para los espectadores que cantaban y bailaban.

Lee más: Armenia y Azerbaiyán acuerdan, en conjunto con Rusia, un “alto el fuego total” en Karabaj

No contentos con una estatua inanimada, los diseñadores colocaron el Alabai dorado encima de un pedestal de piedra cubierto de pantallas de televisión que reproducían videoclips de perros.

La agencia de noticias estatal de Turkmenistán escribió que la estatua capturaba la “dignidad y la seguridad en sí mismo” de la raza, según Eurasianet.

En 2015, Berdymukhamedov reveló otra estatua de oro, de él mismo sentado encima de un caballo al galope.

Afirmó en ese momento que la estatua se construyó en respuesta a las demandas del público: “Mi principal objetivo es servir al pueblo y a la patria. Por eso, escucharé la opinión de la gente y haré lo que elijan”.

Entérate: La Unión Europea y Estados Unidos rechazan reconocer a Lukashenko como presidente de Bielorrusia

El informe de 2020 de Human Rights Watch calificó el historial de derechos humanos del gobierno de Turkmenistán como “terrible” y dijo que la nación seguía siendo un “país aislado y represivo bajo… un gobierno autoritario”.

Turkmenistán atraviesa una crisis económica, pero las autoridades han intentado impedir que las personas abandonen el país para buscar trabajo, según HRW.

El grupo de derechos humanos dijo que las formas no autorizadas de expresión religiosa y política fueron “brutalmente castigadas” y que el acceso a la información estaba estrictamente controlado por el estado.

Te puede interesar: Fenómenos naturales de todo el mundo para maravillarse

Según reportes, Berdymukhamedov habría prohibido la palabra coronavirus. Las personas que usaban máscaras faciales o que hablaban sobre la pandemia en público fueron arrestadas, según Reporteros sin Fronteras.

Los medios de comunicación estatales del país no pueden decir ni publicar la palabra, y la información sobre el virus se ha eliminado de los folletos de salud del gobierno distribuidos en lugares de trabajo, hospitales y escuelas.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek