Presidente Temer autoriza cambios a proyecto oficial de reforma previsional en Brasil

Por Patricia Duarte y Bruno Federowski
El presidente de Brasil, Michel Temer, escucha las preguntas de los medios en Río de Janeiro, Brasil. 4 de abril 2017.El presidente de Brasil, Michel Temer, dijo el jueves que autorizó a efectuar cambios en la propuesta oficial de reforma del sistema de jubilaciones con el fin de garantizar su aprobación en la Cámara de Diputados. REUTERS/Pilar Olivares

Por Patricia Duarte y Bruno Federowski

SAO PAULO (Reuters) - El Gobierno del presidente de Brasil, Michel Temer, modificará la propuesta oficial de reforma del sistema de jubilaciones para aliviar la resistencia de los legisladores al polémico proyecto y garantizar su aprobación en la Cámara de Diputados.

Temer dijo el jueves en una entrevista radial que había autorizado cambios en el proyecto de ley, siempre que se mantuviera la edad de retiro mínima que estipula el programa oficial. No especificó cuáles serán las modificaciones.

La reforma, enviada el año pasado por el Poder Ejecutivo al Congreso, fija una edad mínima de jubilación de 65 años tanto para hombres como para mujeres y exige más años de aportes para que los trabajadores obtengan todos los beneficios previsionales.

Esos puntos, entre otros, generaron críticas de empleados públicos y sindicatos, poniendo a los legisladores en una situación comprometida de cara a las elecciones del año próximo.

Temer necesita reunir el apoyo de 308 de los 513 diputados para lograr la aprobación de la reforma, aunque un sondeo entre legisladores publicado por un diario local el miércoles sugirió que el Gobierno apenas cuenta con 92 miembros de la Cámara baja a favor del proyecto, y que 242 se oponen.

La reforma del costoso sistema de pensiones brasileño es la pieza central del plan de Temer para equilibrar el presupuesto del Gobierno y revertir el incremento de la deuda pública, con el que apunta a sacar a la mayor economía de América Latina de la peor recesión de su historia.

Con todo, algunos inversores temen que pueda enfrentar grandes obstáculos ante las notorias controversias que hay en el Congreso y las investigaciones sobre corrupción que están poniendo en jaque a varias figuras de su Gobierno.

Incluso, Temer podría perder la presidencia si el máximo tribunal electoral del país dictamina que él y la ex presidenta Dilma Rousseff usaron dinero ilegal para financiar su campaña de 2014, cuando eran compañeros de fórmula. Rousseff fue destituida en 2016, lo que habilitó la llegada de su vice al cargo.

(Editado en español por Ana Laura Mitidieri)