Presidente sudafricano Zuma parte como favorito para el congreso del ANC

Más destacado

A pesar de los escándalos y de su creciente impopularidad, el presidente Jacob Zuma debería ser reconducido sin problema a la cabeza del Congreso Nacional Africano (ANC), el partido en el poder en Sudáfrica, durante su congreso del 16 al 20 de diciembre.

Si vence en esta gran reunión organizada en Mangaung (aglomeración de Bloemfontein, centro), Zuma estaría en posición de fuerza para mantenerse como jefe de Estado o designar a su sucesor, tras las elecciones de 2014.

Debería de paso deshacerse del número dos del partido, Kgalema Motlanthe, quien tras un silencio embarazoso decidió finalmente en el último momento presentarse en su contra -con muy pocas oportunidades de éxito- para optar a la presidencia.

"Hubo esfuerzos de unidad por parte del campo Zuma para lograr la paz con el campo Motlanthe, pero este dijo que no, que sería señal de debilidad", observa Susan Booysen, politóloga en la Universidad de Witwatesrand en Johannesburgo.

Las disputas de personas eclipsaron todo debate de fondo, cuando la sociedad civil es cada vez más crítica con la gestión del partido, que ha contribuido ampliamente a liberar el país del apartheid a principios de los 1990.

Corrupción, clientelismo y tentaciones totalitarias de dirigentes copan a diario las portadas de los periódicos. Más de un cuarto de la población pasa hambre y la educación está en quiebra.

El drama de los conflictos sociales en las minas, que dejaron cerca de 60 muertos entre agosto y octubre, también sacudió al partido, que vio al tribuno radical Julius Malema, excluido del ANC a principios de año, regresar al espacio público para lanzar encendidos mensajes a los mineros.

Aunque el hombre se encuentra ahora fuera de juego, el eco de sus discursos populistas probablemente siga resonando en el congreso de Mangaung, que debe fijar la línea del partido para los próximos cinco años. Los dirigentes del ANC no dieron indicaciones sobre sus perspectivas.

Salvo gran sorpresa, el campo del presidente saliente tiene garantizado ganar.

Al finalizar un largo proceso de nombramiento marcado por las intimidaciones y la violencia, las nueve provincias sudafricanas designaron a 2.521 delegados pro Zuma, contra 863 para Mothlanthe, según un recuento publicado en la prensa.

Esto le da ya la mayoría al presidente, entre los 4.500 delegados que votarán en Mangaung.

Zuma es acusado por sus adversarios de traición a sus ideales progresistas, falta de voluntad política, mala gestión y de enriquecimiento personal.

Pero la principal debilidad de sus opositores, venidos de horizontes muy diversos, es de no proponer una alternativa. Y Kgalema Motlanthe, quien tiene la reputación de ser un moderado, recibió el embarazoso y sonado apoyo de los elementos más populistas.

A pesar de los escándalos y de su creciente impopularidad, el presidente Jacob Zuma debería ser reconducido sin problema a la cabeza del Congreso Nacional Africano (ANC), el partido en el poder en Sudáfrica, durante su congreso del 16 al 20 de diciembre.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK