Anuncios

El presidente sirio llega a China en su primera visita oficial en casi dos décadas

Pekín, 21 sep (EFE).- El presidente sirio, Bachar al Asad, llegó este jueves a la ciudad china de Hanghzou (este), donde dará comienzo su primera visita en casi dos décadas al gigante asiático, en la que está previsto que se reúna con su homólogo chino, Xi Jinping.

El líder sirio asistirá este sábado en la citada ciudad a la ceremonia de inauguración de la XIX edición de los Juegos Asiáticos, informó la agencia oficial Xinhua, que no ofreció más detalles acerca de la agenda del mandatario.

"La visita de Al Asad a China se percibirá como una señal de que las relaciones entre China y Siria podrían restablecerse una vez más al nivel anterior a la Primavera Árabe, cuando las dos partes participaban en una amplia gama de cooperación y compartían una sólida amistad", indicó el académico Yin Gang al diario local Global Times.

Yin vaticinó que el mandatario sirio "abordará la cooperación práctica al reunirse con los líderes chinos, incluida la reanudación de proyectos como la construcción de embalses, campos petrolíferos y otras infraestructuras, así como discutir nuevas áreas potenciales de cooperación".

Según investigadores locales, la visita de Al Asad ilustra un "reconocimiento" a la diplomacia china por parte de los países de Oriente Medio, región en la que China ha aumentado su influencia en los últimos años, por ejemplo ejerciendo de mediadora el pasado marzo para que Irán y Arabia Saudí restablecieran sus relaciones diplomáticas.

"El concepto de China de buscar el desarrollo pacífico nacional y regional ha desempeñado un papel positivo en el fomento de la reconciliación" en dicha zona, indicó por su parte al Global Times el investigador del Instituto de Shanghái para Estudios Internacionales Li Weijian, que añadió que los países de Oriente Medio "buscan un entorno geopolítico y unas relaciones bilaterales más armoniosos".

Los Juegos Asiáticos, los mayores de la historia y en los que participan atletas sirios, debían haberse celebrado hace un año, pero las autoridades chinas decidieron posponer su organización en plena oleada de la variante ómicron del coronavirus.

Esta es además la primera vez que Al Asad viaje a China desde el estallido de la guerra civil siria en 2011, aunque antes del conflicto sí había visitado esta nación, que a juicio de los expertos está interesada en potenciar su influencia en Siria y otros países cercanos de Oriente Medio.

Estados Unidos, antagonista cuya presencia Pekín busca a menudo contrarrestar, lidera una coalición internacional de lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria y está desplegado en varias bases militares del país árabe, contra la voluntad del Gobierno de Al Asad.

(c) Agencia EFE