El Presidente recibió a piqueteros antes de la marcha y en la Casa Rosada consideraron “lógicas” sus demandas

·3  min de lectura
Alberto Fernández junto a dirigentes de movimientos sociales oficialistas, entre ellos Juan Carlos Alderete
Alberto Fernández junto a dirigentes de movimientos sociales oficialistas, entre ellos Juan Carlos Alderete - Créditos: @Twitter

El Gobierno sigue con atención los pasos que dan los movimientos sociales. Sin herramientas para hacer frente a las demandas, especialmente para habilitar el Salario Básico Universal (SBU), en la Casa Rosada consideraron “lógicas” las marchas que anunciaron para mañana y la semana que viene.

En este escenario y antes de la movilización que protagonizarán en las próximas horas en la Ciudad, el presidente Alberto Fernández recibió en su despacho a una decena de dirigentes sociales. Según confirmaron tras el encuentro, los piqueteros hicieron mención a la protesta de mañana, pero el objetivo de la reunión fue poner al jefe del Estado al tanto de la situación judicial que atraviesan referentes sociales tras los allanamientos a organizaciones sociales en Jujuy .

Si bien se trató brevemente, el Presidente no les pidió desactivar las medidas de fuerza ni les prometió estudiar ninguna iniciativa.

El presidente Alberto Fernández y los representantes de los movimientos sociales oficialistas a los que recibió el viernes para "venderles" el acuerdo con el FMI
El presidente Alberto Fernández y los representantes de los movimientos sociales oficialistas a los que recibió el viernes para "venderles" el acuerdo con el FMI

“Los movimientos sociales cuando nos sentimos atacados nos unimos más”, resumió Esteban “Gringo” Castro, uno de los líderes de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP). Según contó a los medios acreditados en la Casa Rosada a la salida del encuentro, el Salario Básico Universal, una iniciativa que impulsa, entre otros, Juan Grabois, muy crítico de la ministra de Economía, Silvina Batakis, “no fue el tema central” de la charla.

Esta fue la segunda reunión en la semana que “Gringo” Castro mantiene en la Casa de Gobierno. El referente social, uno de los más cercanos al Presidente, ya había estado el último martes con el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz.

Desde el gobierno nacional buscaron minimizar el impacto de las movilizaciones y aseguraron que se trata de “la famosa puja distributiva”, pero al mismo tiempo alertaron que las organizaciones sociales deberán hacerse responsables si hubiera desbordes o conflictos.

Gildo Onorato, del Movimiento Evita; Juan Carlos Alderete, de la Corriente Clasista y Combativa, y Daniel Menéndez, de Barrios de Pie-Somos, se reunieron con Alberto Fernández en Semana Santa y consiguieron su aval para vacunar a 70.000 referentes sociales; pero el acuerdo no prosperó
Gildo Onorato, del Movimiento Evita; Juan Carlos Alderete, de la Corriente Clasista y Combativa, y Daniel Menéndez, de Barrios de Pie-Somos, se reunieron con Alberto Fernández en Semana Santa y consiguieron su aval para vacunar a 70.000 referentes sociales; pero el acuerdo no prosperó

Según informaron voceros oficiales, del encuentro participaron además del secretario general de la UTEP, el jefe de la Corriente Clasista Combativa, Juan Carlos Alderete; y otros dirigentes como Ángel Borello, Cristián Romo, Alejandro Garfagnini, Beatriz Fleischman, María Mireyra Esteves y Norma Morales. También estuvieron Alejandro Abregú, Luciano Alvarez y Laura Pugliese, quienes llegaron a la sede gubernamental convocados por funcionarios de la Presidencia.

No estuvo, en cambio, Grabois. El líder del MTE en las últimas horas adquirió un posicionamiento fuertemente crítico de la gestión de Alberto Fernández. A ellos también se sumarán el Polo Obrero, más combativo, que formalizarán el reclamo de un bono de 20.000 pesos y solicitará una reunión con la titular del Palacio de Hacienda.

El encargado de formalizar el encuentro de esta tarde fue el secretario de Relaciones Parlamentarias y dirigente del Movimiento Evita, Fernando Navarro. El “Chino”, quien no participó del cónclave, actuó de enlace. Los piqueteros resaltaron el encuentro como un “gesto político” ante lo que presentan como una “persecución judicial contra las organizaciones”. Castro fue especialmente crítico con lo que ocurre en Jujuy. También hablaron del estado de salud de Milagro Sala.

“A partir de los allanamientos que sufrieron compañeros en distintas provincias le planteamos al Presidente que nos sentimos muy solos frente a esta situación. Recibimos su apoyo incondicional y la semana que viene va a recibir a quienes fueron allanados, que son los que menos tienen, los sectores más empobrecidos”, detalló Castro. Y agregó: “El presidente dijo que está en contra de la criminalización de la política y de los movimientos sociales” .

Además, dijo que la movilización de mañana es de la izquierda y que ellos, desde la UTEP y la CCC, “acompañaremos en señal de unidad” al Congreso para “mostrar el trabajo que hacemos” en la economía popular.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.