El Presidente se prepara para el discurso de Cristina Kirchner con un acto esta misma tarde y una defensa por adelantado

El presidente Alberto Fernández se mostró este viernes con el intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, férreo opositor a la conducción de Máximo Kirchner del PJ
El presidente Alberto Fernández se mostró este viernes con el intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, férreo opositor a la conducción de Máximo Kirchner del PJ

Hace tiempo que el Presidente fue invitado por Agustín Rossi a la Feria del Libro Nacional y Popular en Santa Fe. El titular de la AFI y líder de la Corriente Nacional de la Militancia en esa provincia siempre pensó que era un buen ámbito para que asistiera el jefe de Estado. La presencia estelar en esa feria de Evo Morales y de su amigo el chileno Marco Enríquez Ominami -que en 2019 trabajó para posicionar a Fernández entre los líderes antiliberales de la región- lo entusiasmó mucho más. La primera reaparición en público de Cristina Kirchner después del atentado, que tendrá lugar también esta tarde en Pilar, no cambió los planes del primer mandatario.

A diferencia de otras oportunidades, donde los actos de Cristina Kirchner coincidieron con una agenda pública vacía de Fernández, hoy se mostrarán los dos. Si bien se especuló con que se podían superponer, no lo harán. Primero hablará la vicepresidenta (a las 17) y luego el jefe de Estado (a partir de las 19). Como pasa siempre con ella, nadie quiere vaticinar qué mensaje ofrecerá la exmandataria. En la Casa Rosada descuentan que hará reclamos por el poder adquisitivo de los trabajadores, porque es un acto de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM). Pero no pueden anticipar si volverá a usar la artillería pesada que descargaba a mitad de año, ni si aludirá a la cuestión electoral, que hoy tensa mucho la relación entre el kirchnerismo y el Presidente.

“Seguramente va a hablar de la cuestión de los ingresos porque es lo que viene expresando en Twitter y porque es la UOM. Seguramente va a comparar esta gestión con su gobierno, como siempre”, dijo a LA NACION un funcionario de la Casa Rosada.

En sus reuniones políticas y privadas en el Senado, Cristina Kirchner le dedica feroces críticas a la Casa Rosada, “palabrotas”, según una persona que la escuchó en el último tiempo . Si bien intercambia mensajes vía Telegram con el Presidente por temas operativos, hace más de dos meses que no se ven cara a cara. Si con la vice Fernández todavía mantiene algún tipo de comunicación operativa, con Máximo Kirchner tiene una animosidad cada vez más evidente. El líder de La Cámpora viene reclamando públicamente que el Presidente convoque a una “mesa política” nacional para discutir la estrategia electoral de 2023.

“Los dos están muy mal con Alberto, pero pareciera que Máximo tiene el enojo más a flor de piel que Cristina. Igual hay que ver qué dice ella ahora”, advirtió un importante funcionario que está cerca de Fernández.

Actitud defensiva

La reaparición de Cristina Kirchner, a 64 días de que intentaran matarla, inaugura un noviembre caliente. Mañana, en Mar del Plata, tendrá lugar el plenario del PJ bonaerense, que viene actuando como un ámbito de la alta dirigencia de la provincia para blindar electoralmente a Buenos Aires y resolver las tensiones de los intendentes con Axel Kicillof (que pretende su reelección) por la asignación de fondos. Un espacio como el que Máximo Kirchner reclama a nivel nacional. Además, el 17 de noviembre la vicepresidenta será la única oradora de un acto en el Estadio Único de La Plata. “Es la única que puede convocar a tanta gente”, advierte un dirigente de peso de la provincia. No se sabe si Fernández estará ese día en Buenos Aires o aún en vuelo de regreso de su gira por Francia e Indonesia.

A diferencia de otros momentos -donde Fernández daba la instrucción de no responder públicamente a las embestidas del kirchnerismo- en las últimas horas apareció una actitud defensiva en las filas del Presidente. La ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, que llegó al cargo por decisión unilateral del jefe de Estado, cruzó a quienes cuestionan la labor de Fernández y lanzó: “Hay miembros de nuestro Gobierno que critican como si estuviesen afuera”. En una entrevista con El Destape, la funcionaria dijo, sobre los dirigentes que no se alinean a las políticas oficiales: “Son parte del gobierno y no comprenden la complejidad que tenemos”. Y agregó: “En esto sí creo que tenemos que tener una enorme responsabilidad”.

“No hubo una instrucción para que Vicky saliera a responder. Pero lo que transmitió es el sentimiento que tenemos muchos. Si vas a criticar así, fuera del organigrama. Hay un agotamiento con los opositores dentro del Estado, porque el kirchnerismo también tiene cargos y responsabilidad”, reflexionó un funcionario albertista. Hace tiempo que cerca de Fernández trabajan con la máxima de “no dejar pasar una” y defender la gestión nacional.

Lo único que genera coincidencias entre Fernández y el kirchnerismo es la cuestión judicial. El Presidente redactó él mismo los tuits que envió el miércoles para cuestionar a los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi por la liberación de los militantes de Revolución Federal. En su entorno aseguran que eso lo hace “desde su más profunda convicción”.