Presidente pide a los alemanes reflexionar sobre el racismo

El presidente alemán Frank-Walter Steinmeier (izq) en una conferencia sobre racismo en Berlín el 16 de junio del 2020. (Annegret Hilse/Pool Photo via AP)

BERLÍN (AP) — El presidente de Alemania exhortó el martes a los ciudadanos del país a reflexionar sobre el racismo y organizar maneras de combatirlo, argumentando que no tiene sentido lamentar la muerte de George Floyd a manos de un policía en Estados Unidos sin hacer algo para combatir el flagelo en el país propio.

La agencia antidiscriminación alemana reportó la semana pasada que recibió 1.176 denuncias de racismo en 2019, un aumento de 10% comparado con el año previo y un tercio de todas las recibidas por la agencia.

Han estallado varias protestas en Alemania en solidaridad con las ocurridas en Estados Unidos a raíz de la muerte de Floyd el 25 de mayo.

“Por mucho que vemos con consternación lo ocurrido en Estados Unidos, no podemos lamentar la muerte de George Floyd y al mismo tiempo mantener silencio sobre el racismo en nuestro propio país”, declaró el presidente Frank-Walter Steinmeier, en una conferencia en Berlín sobre experiencias con el racismo.

“No basta con no ser racista, hay que ser antirracista”, afirmó. “Alemania no es siempre ni en todas partes un oasis de tolerancia”, añadió Steinmeier.

“Aquí también hay gente excluida, atacada y amenazada por tener alguna característica que la identifica como miembro de una minoría: porque tienen tez morena, porque visten una kipá, porque rezan en una mezquita o simplemente por verse distinto a la mayoría”, agregó.

“El racismo exige tomar posiciones en contra, hablar en contra, tomar acción, crítica y —quizás lo más difícil— la autocrítica, la autoevaluación”, dijo el presidente. “El antirracismo es algo que se enseña, que se practica, que se vive”.

Declaró que el debate sobre la posibilidad de sacar la palabra “raza” de la constitución alemana es “legítimo”.

Algunos legisladores y activistas dicen que ese término permite la desacreditada noción de distintas razas humanas. El Artículo 3 de la constitución alemana señala que “ninguna persona deberá ser favorecida o desfavorecida a raíz de sexo, parentesco, raza, idioma, país de origen, fe, religión u opinión política”.

En Alemania el presidente es básicamente una figura ceremonial, pero conlleva autoridad moral.