Presidente de petrolera española Repsol imputado en caso de espionaje

·2  min de lectura
Combinación de imágenes de archivo creadas el 15 de abril de 2021 muestra al expresidente de CaixaBank Isidro Faine (izq.) en 2013 y al presidente de Repsol, Antonio Brufau, en 2016.

La justicia española imputó este jueves al presidente de la petrolera Repsol, Antonio Brufau, y al antiguo dirigente del banco CaixaBank, Isidro Fainé, por presuntamente haber encargado a un expolicía espiar a un competidor.

Según el documento publicado por la Audiencia Nacional, un alto tribunal con sede en Madrid, los dos empresarios fueron citados para declarar ante el juez como sospechosos de haber cometido un delito de "cohecho activo".

De acuerdo con el escrito judicial, los dos empresarios habrían contratado los servicios del entonces policía José Manuel Villarejo, ahora fuera del cuerpo e investigado en varias casos de corrupción, para espiar al presidente de la constructora Sacyr, Luis Fernando del Rivero.

Los hechos se remontan a finales de 2011 y comienzos de 2012, cuando el presidente del grupo constructor habría estado maniobrando con la petrolera mexicana Pemex para hacerse con el control de Repsol, del que CaixaBank era un importante accionista.

"La investigación sobre Luis del Rivero (...) fue una reacción conjunta promovida por los dos presidentes de las compañías", Repsol y CaixaBank, indica el juez instructor en su escrito.

Esta tarea fue encargada a la empresa CENYT, de José Manuel Villarejo, recientemente liberado y pendiente de juicio tras haber estado desde noviembre de 2017 en prisión provisional en Madrid.

Según el documento de la Audiencia Nacional, los investigadores hallaron siete abonos de Repsol y CaixaBank a las cuentas de CENYT por valor de 413.600 euros (USD 495.000), 218.900 euros de la petrolera y 197.700 euros del banco.

Villarejo, de 69 años, se encuentra en el foco de numerosos escándalos por haber espiado o grabado en secreto sus conversaciones con personalidades de la política o el sector empresarial.

Uno de ellos afecta al segundo banco español, el BBVA, cuyo presidente Francisco González fue imputado en 2019 por otro supuesto caso de espionaje.

Sus grabaciones y actuaciones también pusieron en aprietos al rey Juan Carlos, a numerosos dirigentes del conservador Partido Popular o a la antigua ministra de Justicia y actual fiscal general, Dolores Delgado.

emi-dbh/avl