Crisis en Perú: el presidente disolvió al Congreso y la oposición lo suspendió por "incapacidad"

LA NACION

Martín Vizcarra

LIMA.- Después de que el presidente peruano, Martín Vizcarra, anunciara este lunes que disolvió constitucionalmente el Congreso, dominado por la oposición, el mismo tribunal lo suspendió por un año al alegar "incapacidad" y nombró como presidenta interina a la vicepresidenta Mercedes Aráoz.

En una sesión a la que asistieron solo 86 de los 130 parlamentarios fue aprobada una moción del fujimorismo de declarar la "incapacidad moral del presidente de la República y su suspensión temporal", dijo el jefe del legislativo, el opositor Pedro Olaechea.

Esta medida del Congreso abre interrogantes en Perú, que pasa a tener dos presidentes, Vizcarra y Aráoz, quien se había distanciado del actual gobernante. Aráoz, una economista de 58 años que fue ministra del segundo gobierno de Alan García (2006-2011), juró inmediatamente como presidenta en funciones.

Mercedes Aráoz, vicepresidenta de Perú

"Es mi deber como ciudadana, mujer, madre y vicepresidenta asumir este mandato. Lo más fácil habría sido renunciar. No me corro a mis responsabilidades por más difíciles que sean las circunstancias", dijo Aráoz, quien calificó como "inconstitucional" la disolución del Congreso.

Casi a la misma hora fue publicado en el diario oficial El Peruano el decreto de disolución del Congreso, con lo que formalmente entra en vigor la decisión de Vizcarra. Desde el Congreso aseguraron que votarán el viernes la moción de destituir definitivamente a Vizcarra.

La disolución del Congreso

La situación en Perú llegó hoy a un punto límite entre el poder Ejecutivo y el Legislativo cuando el Congreso se negó suspender una polémica designación de nuevos miembros del Tribunal Constitucional.

"He decidido disolver el Congreso y convocar a elecciones parlamentarias [anticipadas]", dijo Vizcarra en un mensaje al país por televisión, al agudizarse un choque de poderes iniciado hace tres años y cerrarse las vías de entendimiento entre el ejecutivo y el legislativo.

"Es claro que la obstrucción y blindaje [del Congreso] no cesan y no habrá acuerdo posible", sostuvo el mandatario, mientras centenares de manifestantes congregados afuera del Parlamento celebraban su decisión.

"Ante negación fáctica de confianza decidí disolver el Congreso y llamar a elecciones de congresistas de la república", añadió, horas después de que los jefes parlamentarios rechazaran suspender la cuestionada designación de nuevos magistrados del Tribunal Constitucional.

Vizcarra había lanzado el domingo un ultimátum al Congreso al anunciar que lo disolvería si este lunes le negaba un voto de confianza para reformar el método de designación de los magistrados, con lo que busca impedir que ese alto tribunal sea copado por la oposición y consiga así accionar en su favor. Es que la corte mostró señales de querer liberar a varios presos políticos, entre ellos Keiko Fujimori, la excandidata presidencial que permanece en prisión preventiva por sospechas de lavado de dinero.

Pero el Congreso, controlado por la oposición fujimorista, decidió este lunes pasar por alto su petición e iniciar de inmediato el nombramiento de nuevos magistrados. Durante una sesión plagada de incidentes, eligió a uno de los jueces en medio de protestas que obligaron a postergar hasta el martes las cinco votaciones pendientes.

El respaldo de la policía y las Fuerzas Armadas

Las cúpulas de las Fuerzas Armadas y de la policía de Perú respaldaron al presidente Martín Vizcarra luego de que ordenara disolver el Congreso en busca de renovarlo y de que, en una profunda pugna de poder, parlamentarios rebeldes nombraran en su lugar a la vicepresidenta.

Los militares y policías mostraron su respaldo tarde en la noche del lunes luego de que casi dos tercios de los legisladores del Congreso -dominado por la oposición- suspendieran temporalmente al centrista Vizcarra, en la peor crisis política del país en casi dos décadas.

La oficina de la presidencia publicó un mensaje en Twitter con una foto de Vizcarra sentado en una mesa con el jefe del comando conjunto de las Fuerzas Armadas y los comandantes generales del Ejército, Marina y la Fuerza Aérea, y de la Policía, asegurando que el mandatario contaba con su respaldo.

Agencias AFP, AP y Reuters