El presidente del Partido Demócrata de la Florida renuncia tras deplorables resultados electorales

Jose A. Iglesias/jiglesias@elnuevoherald.com

El presidente del Partido Demócrata de la Florida, Manny Díaz, calificó de “clavo en el ataúd” las sorprendentes derrotas en las elecciones de noviembre y presentó su renuncia con efecto inmediato el lunes por la noche en un correo electrónico ampliamente distribuido que sirvió como un exabrupto contra aquellos a quienes culpaba de la pérdida de relevancia del partido.

Díaz, ex alcalde de Miami, fue elegido para el cargo hace dos años por activistas del partido para que ayudara a cambiar las cosas en el estado más poblado de la nación después de las decepcionantes elecciones de 2020. En cambio, según su propia definición, se va con los republicanos firmemente con el control y el partido en ruinas.

“Después de mucho reflexionar, lamento informarles que he optado por retirarme como presidente del Partido Demócrata de la Florida, con efecto inmediato”, escribió Díaz en el correo electrónico de 2,500 palabras, distribuido a las 5:30 p.m. “Ha sido un placer y un honor trabajar con ustedes y, tengan la seguridad que seguiré luchando con ustedes para que los demócratas sean elegidos”.

En lugar de encabezar un resurgimiento, Díaz observó en los últimos dos años cómo los votantes republicanos inscritos de la Florida aumentaban en número hasta superar a los demócratas registrados de la Florida por primera vez en la historia del estado, los republicanos se aseguraban supermayorías en la Cámara y el Senado estatales, y el Partido Republicano arrasaba en las elecciones para puestos del gabinete estatal. Tal vez lo más notable, en un estado conocido por sus elecciones reñidas para los cargos en la parte superior de la boleta electoral, el gobernador republicano Ron DeSantis ganó la reelección por casi 20 puntos.

Díaz se enfrentó a los llamados a dimitir. Pero en su correo electrónico, culpó a los operadores de Washington, las dificultades financieras y décadas de problemas por el colapso del partido. También repasó una lista de problemas que enfrentan los demócratas del estado, incluyendo la falta de compromiso de los votantes y mensajes poco claros.

Díaz escribió que “encontró obstáculos para asegurar los recursos y una cultura antigua, sistémica y profundamente arraigada que se resiste al cambio, que las agendas individuales son más importantes que el equipo, donde domina el interés propio y las burocracias se centran en la autopreservación”.

El partido, dijo Díaz, no tiene dinero para apoyar a los candidatos, ni para realizar funciones mínimas. Los voluntarios están casi extintos, dijo, y el partido ha tenido que depender de promotores de campaña pagados, lo que creó una industria de personas que trabajan “por el dinero y los beneficios, no por una causa”.

El partido empezó a pagar a los trabajadores un salario mínimo de $15, dijo Díaz, pero ellos siguieron presionando, pidiendo más. Y dijo que no podía despedir al personal de bajo rendimiento.

“Al reflexionar sobre nuestras decepciones durante los últimos 20 años, hay que seguir el dinero”, dijo Díaz en el comunicado. “¿Quién recibió las inversiones? ¿Cuál fue el rendimiento de esas inversiones?”.

Díaz dijo que durante su mandato, la resistencia del partido al cambio dejó al descubierto un sistema que no funciona. Y cree que los demócratas seguirán perdiendo elecciones hasta que eso se resuelva.

“Quizá no se trate siempre de intentar arreglar algo que no funciona”, dijo Díaz. “Quizá se trate de volver a empezar y crear algo mejor”.