El presidente kazajo pide ayuda a la 'OTAN de Putin' ante los disturbios en el país

·1  min de lectura

Kazajistán declaró este 5 de enero el estado de emergencia nacional tras las protestas contra el alza del precio del combustible que dieron lugar a enfrentamientos con la policía y ataques contra edificios gubernamentales. La Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), liderada por Moscú y formada por seis países exsoviéticos, enviará “fuerzas de mantenimiento de la paz” para estabilizar la situación.

Las protestas en Kazajistán han entrado en una fase violenta. En el centro de Almaty han fallecido "decenas" de personas en los enfrentamientos callejeros. La policía y el Ejército llevan a cabo una "operación antiterrorista”. Las autoridades instan a los residentes de la ciudad a evitar salir de sus casas y culpa a "fuerzas extremistas, que intentaron tomar varias sedes gubernamentales".

Lea también: Kazajistán: ‘Esto puede parecer algo común en otros países, pero es histórico’

Ante la crisis, el presidente de Kazajistán, Kasim-Yomart Tokáyev, ha pedido auxilio a Moscú. Este miércoles por la noche, pidió ayuda a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), que es el equivalente a la OTAN de Putin: una alianza militar que agrupa a seis antiguas repúblicas soviéticas, y en realidad está liderada por Rusia. Las fuerzas serán enviadas por un periodo limitado con el fin de estabilizar la situación.

Desafío contra un sistema autocrático

Señal de advertencia


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.