El presidente indonesio critica a Macron y condena los ataques en París y Niza

Agencia EFE
·2  min de lectura

Yakarta, 31 oct (EFE).- El presidente indonesio, Joko Widodo, criticó este sábado a su homólogo francés, Emmanuel Macron, a la vez que condenó los recientes ataques yihadistas en París y Niza que se saldaron con cuatro muertos, dos de ellos decapitados.

"Indonesia también condena las declaraciones del presidente francés que insultaron al islam, lo que ha herido los sentimientos de los musulmanes en el mundo y que podría romper la unidad de los creyentes en Indonesia", expresó Widodo, según un comunicado oficial.

El presidente de Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo, abogó por la tolerancia y la unidad en un tiempo difícil por la pandemia, pero precisó que la libertad de expresión no justifica que se insulte el honor y lo sagrado de la religión.

"Asociar la religión con actos de terrorismo es un gran error. El terrorismo es terrorismo, los terroristas son terroristas. El terrorismo no tiene nada que ver con la religión", aseveró Widodo.

Indonesia se suma a una larga lista de países como Turquía, Jordania, Marruecos, Irán y Bangladesh en la condena de Macron, quien defendió las caricaturas del profeta Mohamed después de que un profesor las mostrara en clase para hablar de la libertad de expresión y luego fuera decapitado en París por un yihadista checheno el pasado 16 de octubre.

Se trata de las polémicas viñetas publicadas por la revista satírica Charlie Hebdo, objetivo de un atentado yihadista en 2015.

El jueves pasado, otro ataque conmocionó a Francia cuando un musulmán tunecino mató a tres personas, decapitando a una de ellas, en una iglesia en Niza, en el sureste del país.

Antes de los ataques, el presidente francés dijo a principios de octubre que el islam está en crisis en el mundo debido a la presión de los fundamentalistas, al tiempo que anunció medidas para defender la laicidad y contener el extremismo islámico en Francia.

Entre las medidas se encuentra reforzar la ley de laicismo, erradicar la religión de la enseñanza, y un mayor control de la financiación y formación en las mezquitas de Francia, el país europeo con la mayor comunidad musulmana.

Macron ha sido acusado de islamófobo por muchas organizaciones y países musulmanes, especialmente por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que llegó a decir que tiene "reflejos coloniales" y que requiere una "terapia de atención mental" por su obsesión con los musulmanes.

(c) Agencia EFE