El Presidente y su gabinete van a La Rioja para hablar de obras públicas y de las PASO con gobernadores del norte

Jaime Rosemberg
·3  min de lectura

La cita será en Chilecito, la localidad riojana que el presidente Alberto Fernández conoce por herencia familiar desde hace décadas, y donde se llevará a cabo hoy la segunda reunión del gabinete federal en capitales alternativas -la primera fue en Río Grande, Tierra del Fuego, el mes pasado- junto con sus ministros y sus pares provinciales.

Mañana, y siempre en la misma ciudad, Fernández se reunirá con los diez gobernadores del Consejo Regional del Norte Grande, que tuvieron su bautismo mediático el 11 de diciembre pasado y que consolidan una confluencia basada en intereses regionales comunes. La distribución de la obra pública en esas provincias (donde las administraciones peronistas son mayoría, con la excepción de los radicales Gerardo Morales, de Jujuy, y Gustavo Valdés, de Corrientes) será el principal tema de conversación con el Gobierno.

El Gobierno distribuyó la segunda dosis de la Sputnik V y apuesta a vacunar al 85% de la población mayor de 18 años este año

Sin embargo, el temario, coordinado por el chaqueño Jorge Capitanich, presidente pro tempore de la agrupación, destaca como primer punto la suspensión de las PASO, un reclamo de los gobernadores que el Presidente hizo propio en su momento y que por ahora quedó congelado por el rechazo del kirchnerismo. Una resistencia que en Buenos Aires encabezó el líder de La Cámpora, Máximo Kirchner. La vuelta a clases en todo el país también será parte de la conversación.

Para Fernández, se tratará del primer encuentro cara a cara con gobernadores luego de las tensiones que se dieron con muchos de ellos en relación con la nueva etapa de la cuarentena, que el Gobierno quería más restrictiva y con "toques sanitarios" nocturnos como modo de frenar el rebrote de casos de coronavirus. Finalmente, y ante las resistencias, el Presidente dejó en manos de las provincias la decisión sobre eventuales cierres de actividades, aunque los vínculos con algunos de los que más se opusieron a las limitaciones horarias (ciudad de Buenos Aires, Mendoza y Córdoba, por caso) quedaron resentidos.

Según fuentes oficiales, el Presidente participará de esa reunión junto al jefe de gabinete, Santiago Cafiero y el ministro del Interior, Eduardo De Pedro, quien asistió de modo virtual al primer cónclave de los mandatarios provinciales. El denominado Plan de Desarrollo Federal, en el que las 24 provincias fueron consultadas para que delimiten obras prioritarias para el corto y mediano plazo, es la base para la discusión con la Casa Rosada.

"La idea de trabajo es abonar un mayor federalismo y buscar el equilibrio territorial, en el cual la Argentina tiene un déficit muy marcado", dijo Cafiero en consonancia con el discurso presidencial, que habla de la "Argentina Federal" como uno de sus objetivos, y a la par critica la "opulencia" de la ciudad de Buenos Aires, gobernada por la oposición.

La posibilidad de avanzar con el proyecto del corredor bioceánico con Chile que permita la salida de productos desde ese país hacia los mercados asiáticos es uno de los proyectos que los gobernadores miran con mayor interés. También, la posibilidad de precios diferenciales para combustibles y de equiparar los costos de la energía, un reclamo recurrente de los mandatarios norteños.

Un caso de corrupción reveló una grave amenaza ambiental en Santa Fe

"Estamos dando una batalla por el federalismo", afirmó Ricardo Quintela, según consignó la agencia Télam. El mandatario riojano detalló que el "gasoducto del norte y la recuperación de las líneas férreas" serán otros de los proyectos a analizar junto al Presidente. "Es una reunión muy importante para nosotros, tenemos enorme expectativa en poder avanzar", agregó a LA NACION el gobernador de Catamarca, Raúl Jalil.

El viaje a Chilecito formaba parte del plan presidencial que incluía una visita a Chile, postergada para la semana que viene por el aislamiento preventivo al que se sometiera el presidente trasandino Sebastián Piñera. El cambio de planes dejó en pie la reunión del gabinete federal, una seguidilla que continuará en las próximas semanas según fuentes oficiales