El presidente electo de Kenia aceptará fallo del Supremo sobre los comicios

·3  min de lectura

Nairobi, 4 sep (EFE).- El presidente electo de Kenia, William Ruto, aseguró este domingo que aceptará el fallo del Tribunal Supremo del país sobre la validez de los últimos comicios, después de que su principal rival, Raila Odinga, impugnase los resultados.

"Respetaremos la decisión del Tribunal Supremo porque somos ciudadanos respetuosos con la ley", dijo Ruto durante una ceremonia religiosa en la localidad de Njoro (oeste) respecto al fallo, que se espera para mañana lunes.

El presidente electo celebró que las elecciones del pasado 9 de agosto no estuvieron acompañadas de fuertes disturbios tras la publicación de los resultados, un hecho que las ha distinguido de los anteriores comicios.

"Los falsos profetas predijeron cosas horribles y predicaron sobre mensajes tribales y de incitación al odio, pero Dios nos ha permitido llevar a cabo unas elecciones pacíficas y nos ha dado la victoria", opinó Ruto.

La Policía del país felicitó anoche a los kenianos por haber celebrado unos comicios "tranquilos y pacíficos" e hizo un llamamiento "para mantener la calma y la paz" una vez el Tribunal Supremo anuncie su fallo.

"Hemos tomado todas las medidas y pasos necesarios para mejorar la seguridad en todas las partes del país. (...) Por lo tanto, el público no debe entrar en pánico", añadió la Policía en un comunicado.

El pasado 22 de agosto, el líder de la oposición, Raila Odinga y su compañera de candidatura presidencial, Martha Karua, impugnaron el resultado de las elecciones, en las que venció Ruto con el 50,49 % de los votos, según las cifras anunciadas el día 15 de ese mes por el presidente de la Comisión Electoral Independiente (IEBC), Wafula Chabukati.

Odinga, que optaba por quinta vez a la Presidencia, recibió el 48,85 % del sufragio, pero tildó las cifras de "ilegales".

El anuncio de Chebukati se vio ensombrecido por las declaraciones de cuatro de los siete comisionados de la IEBC, incluida su vicepresidenta, Juliana Cherera, que cuestionaron esos datos al alegar que el recuento de votos resultó "opaco".

El recurso de Odinga y Karua alega, entre otras cuestiones, que piratas informáticos irrumpieron en los servidores de la IEBC y "convirtieron, manipularon y arrojaron ilegalmente" formularios utilizados para tabular los resultados de los colegios electorales.

Asimismo, ambos sostienen que la IEBC publicó cifras contradictorias sobre la participación electoral y no pudo contar los resultados de al menos 27 de las 290 circunscripciones electorales.

Así, el líder opositor argumenta que Ruto no alcanzó el umbral constitucional del 50 por ciento más uno de los votos válidos emitidos para evitar una segunda vuelta electoral.

Tras la derrota de Odinga por un margen estrecho en las elecciones de 2007, sus denuncias de presuntos fraudes desataron una oleada de violencia con tintes étnicos que dejó más de 1.100 muertos y 600.000 desplazados de sus hogares en Kenia.

En agosto de 2017, sus alegaciones de irregularidades en el proceso electoral fueron reconocidas por primera vez por el Tribunal Supremo, que declaró nula la votación y ordenó su repetición.

Kenia es un aliado de Occidente clave en la inestable región del Cuerno de África y alberga la sede regional de muchas empresas y organizaciones internacionales, incluidas agencias de la ONU y numerosas embajadas extranjeras.

(c) Agencia EFE