Presidente dominicano pide paciencia

Más destacado

SANTO DOMINGO, República Dominicana (AP) — El presidente dominicano Danilo Medina cumplió sus primeros 100 días en el gobierno y pidió el martes "paciencia" ante las protestas en las que murió un estudiante y que estaban dirigidas contra la corrupción y una reforma tributaria aprobada recientemente.

"Los jóvenes tienen sobradas razones para desconfiar de la clase política, sólo les pido paciencia", insistió el gobernante sin mencionar de forma directa ni las manifestaciones, ni las causas de las movilizaciones.

En un discurso de 28 minutos en cadena nacional, el primero que dirige a la nación desde que asumió el cargo el 16 de agosto pasado, Medina explicó que era impostergable la impopular reforma tributaria que acaba de aprobar el Congreso.

Miles de personas, en su mayoría jóvenes, se han manifestado en las calles en las últimas semanas en contra de la reforma tributaria que, de acuerdo con el gobierno, tiene la meta de recaudar en 2013 unos 55.000 millones de pesos (unos 1.375 millones de dólares) a fin de enfrentar el déficit fiscal equivalente a 4.600 millones de dólares heredado del gobierno anterior, el más grande de la historia.

La Red de Acción Política, un conglomerado de organizaciones civiles que encabeza las protestas, exige que el ex presidente Leonel Fernández y algunos de sus colaboradores que aún permanecen en el gabinete de gobierno sean procesados judicialmente por las supuestas irregularidades que llevaron al déficit fiscal, que representa el 8,5% del PIB.

Las organizaciones civiles y algunos partidos de oposición insisten en que gran parte del faltante se debe a los gastos en que incurrió el gobierno de Fernández para impulsar la campaña presidencial de Medina.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) explicó el 18 de noviembre en una evaluación sobre República Dominicana que "una gran proporción del gasto público" durante el último año se ejecutó por encima de las asignaciones presupuestarias "reduciendo así la transparencia".

Medina aseguró el martes que el paquete impositivo, que forma parte de las recomendaciones que había hecho el FMI a principios del año, "trae algunos sacrificios temporales, pero sus buenos resultados serán permanentes".

Detalló que el proyecto busca elevar los impuestos a quienes tienen más capacidad económica, combatir la elevada evasión fiscal, formalizar las micro y pequeñas empresas y cumplir las metas de desarrollo, como la mejora a la educación y los servicios de salud.

Además de incrementar el impuesto a las ventas, a las bebidas alcohólicas y al tabaco, la reforma fiscal gravará por primera vez los intereses bancarios, algunos productos alimenticios básicos que estaban exentos, incrementará los tributos a la propiedad privada y a los vehículos, subirá las tarifas de los combustibles y establecerá el impuesto sobre la renta a las pequeñas empresas informales que no tributaban.

Mientras Medina no se había referido públicamente ni a la reforma fiscal, ni a las protestas, el ex presidente Fernández emitió el 13 de noviembre un discurso en una cadena de varias emisoras de radio y televisión para defender el programa impositivo y explicar que los nuevos impuestos forman parte de un proyecto de desarrollo a 20 años.

En su alocución la noche del martes, Medina "tuvo notables ausencias", consideró Orlando Jorge Mera, secretario general del opositor Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

Aunque Medina habló de su intención para mejorar la transparencia, eliminar privilegios en el gobierno y de planes para mejorar la educación, la salud y crear empleos, se abstuvo de mencionar las causas del déficit fiscal, consideró Jorge Mera.

Ligia Bonetti, presidente de la asociación de industrias, lamentó que Medina "no abordó el tema de las denuncias de corrupción, que es un tema que ha reclamado la sociedad civil, sobre todo por el déficit dejado por la administración pasada".

Cargando...