El presidente del Congreso colombiano pide a la guerrilla del ELN dejar las armas

·2  min de lectura

Bogotá, 7 ago (EFE).- El presidente del Congreso de Colombia, Roy Barreras, aseguró este domingo que la llegada del izquierdista Gustavo Petro a la Presidencia es la prueba de que la violencia política "no tiene ninguna justificación", por lo que pidió a la guerrilla del ELN dejar las armas y a los narcotraficantes dejar de asesinar personas.

"Venimos a decirle al ELN (Ejército de Liberación Nacional): ¡Dejen las armas! El triunfo de Gustavo Petro es la prueba de que la violencia política no tiene ninguna justificación. El camino es la paz y es ahora", expresó Barreras en un discurso durante la ceremonia de investidura del nuevo presidente colombiano.

A renglón seguido afirmó: "A los narcos les decimos, en aras de una paz total: ¡Dejen de matar! No habrá ánimo en el Congreso para avanzar en nuevas formas de sometimiento a la justicia si siguen asesinando líderes sociales, ambientales y policiales".

Petro llegó a la Casa de Nariño con la promesa de la "paz total" con la que quiere, además de lanzar mecanismos urgentes de protección en las regiones, comenzar o retomar negociaciones con diversos grupos armados como el ELN.

En esa línea, Barreras, que fue el encargado de juramentar a Petro, hizo un recuento de algunos de los hechos más cruentos del conflicto armado, como las masacres de Machuca, Bojayá o Pueblo Bello, pues considera necesario conocer esas "heridas" y cicatrices" para "convertir a Colombia en una potencia mundial de la vida".

"Aquí tenemos el gran reto de que el Estado llegue a los territorios abandonados, para detener la guerra, las violencias, la miseria y la muerte", expresó.

GOBIERNO POPULAR

La llegada de Petro a la Presidencia, dijo Barreras, representa el clamor de la gente que siempre quiso "convertirse en Gobierno popular" y liderar su "propio destino", a lo que la multitud que asistió a la investidura respondió: "Sí se pudo".

"Encontraron un hombre que encarnó ese pueblo, una mujer (la vicepresidenta colombiana, Francia Márquez) que encarnó ese pueblo (...) y por primera vez en estos 200 años de vida republicana (...) en esta tierra por primera vez (hay) un gobierno progresista de izquierda democrática", añadió.

En opinión de Barreras, esto supone "una ruptura y un quiebre de la historia" de un país que nunca había tenido un gobierno de izquierda.

"Ese mandato que exige justicia social y ambiental nos ha traído a las plazas de Colombia a celebrar ese quiebre histórico", dijo en referencia a las manifestaciones convocadas por Petro en las principales plazas del país para celebrar su investidura.

Es por ello que cree que "aquí hay una patria dispuesta a renacer para que de la mano de las otras naciones latinoamericanas decidamos compartir un destino común".

(c) Agencia EFE