Presidente Colombia anuncia cese bilateral al fuego de seis meses con ELN y otros grupos armados

FOTO DE ARCHIVO. El presidente colombiano, Gustavo Petro, habla con periodistas sobre los 100 primeros días de su gobierno, en Bogotá

CIUDAD DE MÉXICO, 31 dic (Reuters) - El presidente de Colombia, Gustavo Petro, anunció en la víspera de Año Nuevo un cese al fuego bilateral de seis meses con Ejército de Liberación Nacional (ELN), la mayor guerrilla activa de Colombia, y otros grupos armados ilegales, en medio de negociaciones para un acuerdo de paz.

El anuncio de Petro, quien asumió el poder en agosto como el primer mandatario de izquierda del país sudamericano prometiendo unir a una dividida nación, se da en medio de un cese al fuego del ELN durante la festividades de Navidad y Año Nuevo.

El cese al fuego bilateral también incluye a dos facciones de la antigua guerrilla de las FARC, y a dos bandas criminales acusadas de tener nexos con el narcotráfico.

"Hemos acordado un cese bilateral con el ELN, la Segunda Marquetalia, el Estado Mayor Central, las AGC y las Autodefensas de la Sierra Nevada desde el 1 de enero hasta el 30 de junio de 2023, prorrogable según los avances en las negociaciones", escribió el mandatario el sábado en su cuenta de Twitter.

"La paz total será una realidad", señaló el mandatario, quien añadió que el cese al fuego será prorrogable dependiendo del avance de las negociaciones.

Apenas a mediados de diciembre, representantes del gobierno de Colombia y del ELN culminaron en Venezuela una primera ronda de conversaciones. La siguiente será a inicios del 2023 en México, país que aceptó la invitación para ser parte de los garantes del proceso.

Con su política de paz total Petro busca poner fin a un conflicto interno de casi seis décadas que ha dejado al menos 450.000 muertos y millones de desplazados.

La Presidencia de Colombia dijo en un comunicado que el cese será vigilado por una misión de Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la iglesia Católica.

El ELN, que tiene unos 2.400 combatientes y al que pertenecieron sacerdotes católicos radicales, inició una negociación de paz en Ecuador en 2017 durante que luego se trasladó a Cuba, pero que fue luego descontinuada.

La organización es considerado como terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

(Reporte de Adriana Barrera en Ciudad de México y Julia Symmes Cobb y Luis Jaime Acosta en Bogotá)