El presidente Biden no debe esperar, tiene que imponer sanciones ya a Putin para salvar a Ucrania | Opinión

·3  min de lectura

Vladimir Putin cree que la Unión Soviética era una gran potencia mundial, maravillosa e inigualable, el Imperio Romano en un entorno moderno, un milagro histórico hilado por la superioridad cultural y étnica de Rusia, con muchas armas nucleares, además.

Y quiere recuperarla, empezando con Ucrania, poblada, según él, por residentes en su mayoría rusos. Tiene una táctica soviética en mente. Atacar. Hacerlo parte del todo de nuevo.

El presidente Joe Biden, más que un poco molesto por este otro presidente y su acumulación de decenas de miles de tropas en la frontera de Ucrania, dice que no y recientemente amenazó con sanciones en una sesión de video transatlántica con Putin.

Biden se queda corto, pero entiende que Ucrania es ahora una democracia que avanza y quiere seguir su propio camino a pesar de haber sido en su día la parte más importante de Rusia. Ucrania ya está combatiendo a los rebeldes apoyados por Rusia, y Biden entiende que Hungría, Polonia y los países bálticos podrían ser los siguientes en ser tomados. La amenaza también es para Europa, del mismo modo que Putin ve una amenaza para la nueva Unión Soviética si no aleja a la OTAN y a Europa asegurándose de que ciertas naciones fronterizas le pertenezcan.

Sí, es cierto que Rusia está menguando en población y riqueza, y que la venta de gas y petróleo define en gran medida su limitada economía. Sin embargo, lo que le falta en dinero lo compensa con armamento nuclear, suficiente como para volar la mitad del universo, y con el desarrollo de misiles hipersónicos que Estados Unidos no tiene.

El propio Putin también posee una sobrecarga de ambición al querer restaurar lo que el líder soviético Mijail Gorbachov y el presidente Reagan ayudaron a desmontar, un monstruo que instiga a la guerra e implanta la opresión en todo el mundo mientras amenaza a Estados Unidos por medios como los misiles nucleares en Cuba.

Y, por lo tanto, Biden le dijo: Mira, Putin, si sigues adelante con tus planes, voy a hacer que a Rusia le resulte imposible cumplir con sus imperativos financieros haciendo que los bancos internacionales no te tomen en cuenta.

Biden también dijo que no dejaría que el gas y el petróleo fluyeran a través del recientemente construido gasoducto Nord Stream 2 hacia Alemania si se produjera una invasión.

Un portavoz dijo que las principales naciones europeas están de acuerdo con Biden en cuanto a las sanciones económicas, así como en el suministro de armamento defensivo a Ucrania. Biden acordó con Putin que no habría armamento ofensivo.

¿Funcionará algo de esto? Dado el historial de Biden de retroceder, ceder, descuidar y desaparecer de la acción, probablemente no. Por razones de evitar amenazas climáticas, Biden había amenazado previamente con imponer sanciones a las empresas que construyen el oleoducto, pero cambió de opinión por cortesía hacia Alemania, incluso cuando puso fin a un importante oleoducto estadounidense.

Afganistán es el mayor ejemplo de su imprudente salida de la escena; los estadounidenses desesperados se quedaron atrás junto con miles de millones en armamento de Estados Unidos tras la muerte de tropas estadounidenses. Una de las consecuencias de la rápida toma del poder por parte de los talibanes ha sido la actual hambruna de un millón de niños, un asunto del que informa el New York Times y que los aliados de Biden deberían considerar.

A Putin no le disuadieron mucho las sanciones del presidente Obama después de que Rusia facilitara la separación de Crimea de Ucrania, y Rusia puede, hasta cierto punto, depender más de China y otras partes de Asia si Europa se pone dura. Como otros han sugerido, una manera mucho, mucho mejor de proceder sería instituir todas las sanciones mencionadas y muchas más ahora mismo, en este minuto, castigo por las tropas rusas que amenazan a la nación que desaparecería cuando las tropas se fueran.

Nadie quiere una guerra con Rusia, y nada de esto provocaría probablemente una. Pero esa guerra es más probable si Rusia sigue marchando a su antojo, tal vez pensando que nada tan malo va a suceder o no duraría mucho tiempo.

Jay Ambrose es columnista de opinión de Tribune News Service.

©2021 Tribune Content Agency

Ambrose
Ambrose
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.