El presidente argentino confía en lograr "puntos de acuerdo" con el FMI

Agencia EFE
·3  min de lectura

Buenos Aires, 18 nov (EFE).- El presidente de Argentina, Alberto Fernández, confió este miércoles en que el país pueda encontrar "puntos de acuerdo" con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el que se negocia un nuevo programa que permita refinanciar el millonario préstamo que el organismo aprobó en 2018.

"Yo confío, por lo que he hablado con la titular del Fondo, que vamos a poder encontrar puntos de acuerdo", expresó el jefe de Estado en una entrevista con el canal de televisión A24.

Desde el pasado 10 de diciembre, una misión del FMI despliega en Buenos Aires una agenda de reuniones con autoridades argentinas para negociar el acuerdo de refinanciación de la deuda de alrededor de 44.000 millones de dólares, contraída durante el Gobierno de Mauricio Macri (2015-2019), cuando se desató una recesión que aún continúa.

Fernández remarcó que el "primer punto de acuerdo" que le planteó a la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, es que el plan económico lo hace Argentina y no el organismo internacional, con el que el país tiene un turbulento historial de años por las exigencias impuestas para cobrar sus préstamos.

El presidente hizo referencia al recién aprobado Presupuesto nacional para 2021 y aseguró que, al compararlo con el de 2019, aún en la era Macri y prorrogado en 2020, se ha aumentado la inversión en obra pública, en vivienda, en salud, en educación y en seguridad social.

"El único ajuste que se ha hecho en el presupuesto del año que viene es el ajuste de los acreedores, que van a tener que esperar hasta 2024 para cobrar, es el único ajuste que se ha hecho, y queremos seguir con ese lógica", señaló.

SITUACIÓN ECONÓMICA

Respecto a las tensiones cambiarias, uno de los principales problemas que sufre la economía argentina, Fernández destacó que el país sufrió "una presión muy grande" -en referencia a especuladores de mercado- a la que se le hizo frente y poco a poco se fue "conteniendo la situación".

"No estamos en una situación holgada ni mucho a menos, pero que poco a poco las iremos ordenando", indicó.

"Los que piensan que nosotros vamos camino a una devaluación (impulsada por el Gobierno) se equivocan, porque devaluar significa empobrecer a la gente y no es lo que estamos buscando", subrayó.

El jefe de Estado reconoció que "está clarísimo" que Argentina tiene un "problema de divisas", que fue uno de los que dejó el Gobierno anterior, así como una "deuda altísima".

Fernández adelantó que en diciembre habrá un aumento en todas las jubilaciones para que no queden por debajo de la inflación y desveló que, como la actividad económica se ha recompuesto ya "en un 95 %" tras los meses de paralización por el coronavirus, no se puede seguir pagando las ayudas de emergencia para empresas aprobadas al comienzo de la pandemia, "porque sería ridículo".

"Yo ayudé a pagarlo para sostener el empleo mientras las empresas no producían, pero si las empresas producen tiene que hacerse cargo de los sueldos", señaló.

Además, dijo que el Ingreso Familiar de Emergencia, que incluía a una gran diversidad de ciudadanos, pasará en diciembre a estar más focalizado a los sectores más vulnerables.

RELACIÓN CON ESTADOS UNIDOS

Consultado por Estados Unidos, el mandatario dijo que los años en que Donald Trump ha sido presidente fueron "muy difíciles" para América Latina y deseó "no vuelvan a repetirse".

En ese sentido, dijo que fueron años de "enorme presión" y "fuertes condicionamientos ideológicos", en los que volvieron a aparecer los "bloqueos" y donde la Organización de Estados Unidos "fue intervenida por un sujeto que actúa de acuerdo a lo que EEUU ordena" y participó de un "golpe de Estado" en Bolivia.

También aseguró que Estados Unidos rompió "todas las reglas históricas" al proponer un candidato para presidir el Banco Interamericano de Desarrollo.

Sobre el proceso electoral de ese país consideró que ha sido "una elección muy singular, muy reñida" que al final le dio "una ventaja muy clara" al candidato demócrata, Joe Biden, con quien aún no ha hablado.

Y si le invitan, continuó, irá "encantado" a su toma de posesión, el 20 de enero próximo.

(c) Agencia EFE