El presidente argelino, Abdelmejid Tebboune, ingresado en Alemania por covid

Agencia EFE
·3  min de lectura

Argel, 3 nov (EFE).- El presidente de Argelia, Abdelmedjid Tebboune, sufre la covid-19 y fue trasladado el pasado jueves a un hospital de Alemania en el que aún permanece ingresado, informaron hoy fuentes oficiales.

En un comunicado hecho púbico este martes, la Presidencia quiso salir al paso de los rumores que apuntaban a una enfermedad neurológica y subrayó que el mandatario, de 75 años, está mejorando.

"El personal médico asegura que el Presidente de la República responde al tratamiento y su estado de salud mejora constantemente y de forma paulatina de acuerdo con lo que exige el protocolo sanitario", precisó la fuente, sin ofrece otros detalles.

Tebboune fue trasladado el jueves a un hospital no revelado de Alemania, apenas cinco días después de que la Presidencia informara de forma escueta que se encontraba desde el sábado en "aislamiento voluntario" en Palacio debido a un caso positivo en la Covid-19 entre su séquito.

Apenas 24 horas antes de su traslado a Europa, el mandatario había sido ingresado en un hospital militar de Argel en medio de un secretismo similar al que durante el último lustro se usó para ocultar la enfermedad de su predecesor, Abdelaziz Buteflika.

El mandatario, que se vio obligado a abandonar el poder el pasado abril a causa de la protestas populares y la presión del Ejército, sufrió en 2013 un ictus que le dejó postrado en silla de ruedas y sin capacidad de habla, pero que no evitó que fuera reelegido un año después sin siquiera aparecer en la campaña.

REFORMA CONSTITUCIONAL

El misterio y la inquietud por el estado de Tebboune sobrevoló el domingo el referéndum para la reforma de la Constitución que el propio mandatario propuso tras ser elegido en diciembre pasado, y que fue aprobada con la menor tasa de participación de la historia de los procesos consultivos en Argelia, un escaso 23,7%.

La consulta es el penúltimo paso del proceso transitorio antes de las elecciones legislativas, y ahí reside el temor político ya que el actual presidente del Senado, Salah Oudjil, de 89 años, ejerce de forma interina y según la Constitución no está capacitado para sustituir al jefe del Estado, lo que crearía un peligroso vacío de poder.

El presidente en Argelia tiene numerosas atribuciones únicas, como la de firmar y validar la reforma constitucional, una práctica tradicional en la presidencia argelina: Buteflika introdujo tres durante sus ultimas tres reelecciones, ninguna de la cuales contó con el apoyo de la población.

El régimen ha presentado la reforma como "el nacimiento de la nueva Argelia", pero expertos constitucionalistas y responsables de la oposición advierten, sin embargo, de que los cambios son modestos y no reflejan los deseos de la mayoría del pueblo argelino y del movimiento popular de protesta "Hirak", que desde febrero de 2019 pide la caída del régimen militar que gobierna en Argelia desde la independencia de Francia en 1962

Las enmiendas introducidas se reducen a reformar la elección del primer ministro, a limitar los mandatos, a cambiar mínimamente la composición del Consejo Superior del Poder Judicial y a crear las bases para un Tribunal Constitucional.

Además se apropia del Hirak, convirtiéndolo en un movimiento nacional en un intento de desactivarlo, y tiene como reforma más significativa autorizar la intervención del Ejército en misiones de paz en el extranjero.

(c) Agencia EFE