El presidente Arce pide perdón a las víctimas de la crisis de 2019 en Bolivia

·3  min de lectura

La Paz, 17 ago (EFE).- El presidente de Bolivia, Luis Arce, pidió perdón este martes a las víctimas de la crisis social y política vivida en el país en 2019 e insistió en que ese año hubo un "golpe de Estado", al recibir el informe del grupo de expertos enviado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre estos sucesos.

"Hoy honramos la memoria de todas las víctimas mortales durante este funesto periodo y, aunque los culpables nunca lo hicieron, a nombre del Estado les pedimos perdón y acompañamos el dolor de sus familias", manifestó Arce en un acto organizado por su Gobierno para recibir el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

A continuación, leyó los nombres de los 37 fallecidos durante la crisis y pidió un minuto de silencio en su memoria, tras el cual los asistentes pidieron a gritos "justicia".

Entre los asistentes estuvieron representantes de las víctimas de las llamadas masacres de Senkata y Sacaba ocurridas tras la renuncia de Evo Morales a la Presidencia, además de diplomáticos y funcionarios públicos.

También participaron de forma virtual la presidenta de la CIDH, Antonia Urrejola, y dos vicepresidentas de ese organismo, que aseguraron que el reporte fue elaborado con "independencia" y reiteraron el compromiso del organismo con la defensa de los derechos humanos.

En representación del GIEI estuvo presencialmente la argentina Patricia Tappatá, quien explicó los alcances y algunas conclusiones del reporte, que estableció que en el último trimestre de 2019 se cometieron "graves violaciones de los derechos humanos en Bolivia".

Con base en algunos fragmentos del informe, Luis Arce reiteró que hubo un "golpe de Estado" en 2019, pese a que Tappatá había aclarado previamente que el GIEI "no ingresó a dilucidar si los problemas en torno al proceso electoral" de ese año "constituyeron fraude o golpe de Estado" porque ese asunto no fue parte del mandato que recibieron.

Bolivia se mantiene enfrascada en una polémica entre el oficialismo que asegura que Evo Morales fue derrocado por un golpe de Estado y sus detractores que sostienen que la crisis fue consecuencia de las denuncias de fraude a favor del exmandatario en los fallidos comicios generales de 2019, luego anulados.

COMPROMISOS GUBERNAMENTALES

Arce sostuvo que el informe debe servir para que lo ocurrido en Bolivia "no se repita nunca más" en el país ni en "ninguna parte del mundo".

El gobernante expresó el "firme compromiso" de su Gobierno de implementar las recomendaciones planteadas por el GIEI y anunció que se creará una comisión "del más alto nivel" para avanzar en un censo de las víctimas de la crisis "y su correspondiente reparación integral".

También sostuvo que, atendiendo a una de estas recomendaciones, se derogará un decreto de amnistía firmado en su gestión que fue criticado por la oposición al considerar que beneficiaba solo a simpatizantes del gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS).

Además, Arce anunció que se va a "desestructurar toda organización parapolicial y grupos irregulares", instó al Ministerio Público a asumir las acciones sugeridas por el GIEI y pidió al Legislativo aprobar "en el menor plazo posible el juicio de responsabilidades" para establecer responsabilidades y sanciones por estos sucesos.

El GIEI presentará el informe a los medios en La Paz en las próximas horas y estableció un calendario para difundirlo en diversos puntos de Bolivia.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.