¿Por qué la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y no el presidente Joe Biden, visita Taiwán?

·3  min de lectura

Cuando el avión de la Fuerza Aérea de EE.UU. de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, aterrizó en el aeropuerto Taipei Songshan de Taiwán, se convirtió en la funcionaria estadounidense de más alto rango en visitar la isla desde Newt Gingrich, en 1997.

En un artículo de opinión del Washington Post publicado poco después de su aterrizaje, Pelosi señaló que el viaje tiene como objetivo demostrar el compromiso de Estados Unidos con la defensa de la isla, que es el octavo socio comercial más grande de Estados Unidos y un importante fabricante de los semiconductores que hacen funcionar todo, desde los iPhones hasta los misiles antitanque Javelin usados contra las fuerzas rusas en Ucrania.

Pero a diferencia de otros países de la región con relaciones profundas con los EE.UU., como Vietnam, Corea del Sur y Japón, Taiwán solo recibió una vez la visita de un presidente de los EE.UU., cuando Dwight Eisenhower viajó al la isla en junio de 1960.

A pesar de que la visita de Pelosi no otorga el tipo de prestigio que se asocia con un viaje presidencial, el gobierno chino ha dado la alarma sobre el hecho de que ella ponga un pie en la isla, la cual Beijing reclama como parte de su territorio.

De hecho, tanto el gobierno taiwanés como el gobierno chino afirman ser el único país que lleva el nombre de “China”.

El 1 de enero de 1979, EE.UU. dejó de reconocer a la República de China (el nombre que usa Taiwán para describirse a sí misma) y, por primera vez, reconoció oficialmente al gobierno comunista en China continental, la República Popular de China.

Un avión militar estadounidense en el que viajaba Pelosi aterriza en Taipei este martes (AFP/Getty)
Un avión militar estadounidense en el que viajaba Pelosi aterriza en Taipei este martes (AFP/Getty)

La República Popular China había gobernado lo que la mayoría de los occidentales consideran “China” desde 1949, cuando los comunistas, encabezados por Mao Zedong, obligaron a los nacionalistas que anteriormente controlaban China continental a huir a Taiwán.

La disputa a través del Estrecho continúa hoy, a pesar de décadas de amenazas de la República Popular China sobre recuperar Taiwán por la fuerza.

Pero un efecto del reconocimiento estadounidense de la República Popular China fue que los miembros del Congreso aprobaron la Ley de Relaciones con Taiwán, que otorga al gobierno taiwanés los beneficios del reconocimiento estadounidense sin ser reconocido realmente.

EE.UU. continúa vendiendo material militar a Taiwán e insiste en que la independencia de facto de la isla debe ser respetada y no cambiada por la fuerza, pero también ha mantenido una postura de ambigüedad estratégica sobre la cuestión de si saldría en defensa de Taipei si Beijing inicia una invasión.

La propia Pelosi ha criticado a Beijing durante décadas. Hace más de 30 años, enfureció al gobierno de China al presentarse en la Plaza de Tiananmen y desplegar una pancarta en honor a los disidentes asesinados en las protestas de 1989.

En 2015, llevó a un grupo de demócratas de la Cámara de Representantes al Tíbet, la primera visita de este tipo desde los disturbios de 2008. Pelosi ha hablado regularmente sobre cuestiones de derechos humanos en el Tíbet y se ha reunido con el Dalai Lama, a quien Beijing ve como un separatista violento.

Independientemente de quien haya ocupado la Casa Blanca, el Congreso ha adoptado durante mucho tiempo una línea más dura con Taiwán, y republicanos clave han apoyado el viaje de Pelosi, incluso después de que Biden pusiera en duda públicamente la sensatez de la visita el mes pasado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.