Más presión del Gobierno sobre Macri: Zannini será querellante en la causa por la deuda con el FMI

Laura Serra
·3  min de lectura
Zannini planteó argumentos formales para rechazar un escrito de Macri
Zannini planteó argumentos formales para rechazar un escrito de Macri

El gobierno de Alberto Fernández busca acorralar al expresidente Mauricio Macri y entronizó a Carlos Zannini, el procurador del Tesoro, como su punta de lanza para la embestida. Tras rechazar la última oferta de la familia Macri y pedir la quiebra del Correo Argentino, Zannini será ahora el encargado de impulsar la querella contra el expresidente por la deuda por 50.000 millones de dólares con el FMI que se contrajo durante su gestión .

Ante la arremetida del Gobierno, Macri apuntó contra el procurador Zannini y lo criticó por incurrir en un “abuso militante” tras haber pedido la quiebra de la empresa Correo Argentino.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Así se dispuso en el decreto 239 que se publicó hoy en el Boletín Oficial. En dicho decreto, el presidente Fernández instruyó a la Procuración del Tesoro para que se constituya en parte querellante, en representación del Estado Nacional, en la causa judicial en la que se acusa su antecesor por defraudación por administración fraudulenta y defraudación contra la administración pública. La denuncia, impulsada por la Oficina Anticorrupción (OA), se investiga en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 5 de la Capital Federal.

Asimismo, dispuso que Zannini “inicie las acciones conducentes al recupero de los eventuales daños y perjuicios emergentes de los hechos denunciados, facultándola a tal efecto a promover, en su caso, la respectiva acción civil en el proceso penal.”

Por otra parte, instruyó a la Sindicatura General de la Nación (Sigen) a que determine si la contracción de dicho préstamo implicó un perjuicio económico para el Estado y, si fuera así, que determine su cuantía.

Con este decreto, el presidente Fernández puso en marcha lo anunciado el pasado 1° de marzo durante la Asamblea Legislativa. En el Congreso, el mandatario anunció que había “instruido a las autoridades pertinentes para que formalmente inicien querella criminal tendiente a determinar quiénes han sido los autores y partícipes de la mayor administración fraudulenta y de la mayor malversación de caudales que nuestra memoria registra”.

Conocido el decreto, los legisladores del oficialismo que integran la Comisión Bicameral de Seguimiento de la Deuda Externa acordaron, a pedido del diputado José Luis Gioja, que invitarán al procurador Zannini y a representantes de la Sigen, del Banco Central y de la Oficina Anticorrupción para que den detalles de las investigaciones que llevan adelante sobre el desembolso otorgado por el FMI.

Santiago Cafiero y José Luís Gioja
Fabián Marelli


Santiago Cafiero y José Luís Gioja (Fabián Marelli/)

La oposición no objetó el pedido. “Es un tema judicializado, si resulta útil que vengan los funcionarios no hay problema, pero será a fines ilustrativos porque ya hay una causa judicial en marcha”, sostuvo el senador Ernesto Martínez (Pro).

La reunión de la Comisión Bicameral se convocó para designar las autoridades del cuerpo, cargo que recayó nuevamente en el senador y jefe del bloque oficialista, el formoseño José Mayans. Lo que pretendía ser sólo un trámite formal terminó, sin embargo, en un fuerte cruce verbal entre Mayans y su comprovinciano Ricardo Buryaile. El radical le reprochó a Mayans –un ladero del gobernador peronista Gildo Insfrán- que haya divulgado en el recinto del Senado que él había tomado un vuelo de Aerolíneas Argentinas con síntomas de Covid. Tras una fuerte discusión, Mayans decidió finalizar la reunión.