Presentan esta semana análisis sobre comportamiento de consumidores ante inflación

·3  min de lectura

Precios, gasto y confianza: esta semana, el consumidor es el centro de atención de los inversionistas y de la Reserva Federal.

En primer lugar, el lunes se publicará el reporte sobre la inflación de los consumidores. Es probable que los datos de agosto muestren que el aumento de los precios ha disminuido por segundo mes consecutivo, principalmente gracias al descenso en los precios de la gasolina.

Sin embargo, la gente sigue sintiendo el efecto de los precios más altos en comparación con los de hace un año. Y el descenso de los precios de la energía puede ocultar otras tendencias inflacionistas que siguen mermando el poder adquisitivo de los consumidores.

El Banco de la Reserva Federal de Cleveland calcula una tasa de inflación que se centra en las categorías menos volátiles cada mes. Ofrece una imagen más clara de las presiones subyacentes en los precios y su sostenibilidad.

En julio, el índice de precios al consumo oficial no mostró ningún cambio en la inflación con respecto al mes anterior. Sin embargo, la medición de la Reserva Federal de Cleveland hizo que la inflación mediana subiera otro 0.5%.

“La mediana de la inflación es una medida estadísticamente mejor de la inflación subyacente que los responsables políticos pueden controlar realmente”, escribió la semana pasada el ex presidente del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, Jason Furman, en el Wall Street Journal.

Por eso, los banqueros centrales no se dejarán influir por una “buena impresión” esta semana en el Índice de Precios al Consumo. El dato de la inflación no debería disuadir a la Reserva Federal de seguir subiendo agresivamente las tasas de interés cuando se reúna de nuevo la semana que viene, y los inversionistas no deberían dejarse llevar por una sensación de satisfacción.

Los consumidores ciertamente no están satisfechos. Las ventas minoristas han sido decentes, aunque los dólares de los consumidores están comprando menos, ya que la inflación sigue erosionando el poder adquisitivo. La solidez del mercado de trabajo, los aumentos salariales y los abultados inventarios de los minoristas han contribuido a amortiguar los efectos de la inflación.

El jueves se publicarán los datos de las ventas minoristas de agosto. Las alzas anteriores en las tasas de interés de este año aún no han conseguido enfriar de forma significativa el ánimo de los consumidores. Esto da a la Reserva Federal más margen para aumentar los costos de los préstamos, en su esfuerzo por controlar la inflación.

Los consumidores también han aumentado su confianza, especialmente en lo que respecta a la inflación futura. La encuesta de la Universidad de Michigan sobre el ánimo de los consumidores de agosto se publicará el viernes.

Tras caer a su nivel más bajo desde la Gran Recesión a principios de este verano, las expectativas de los consumidores han mejorado. Un mayor optimismo de los consumidores apoya a una Reserva Federal agresiva.

Los datos económicos de esta semana deberían consolidar las expectativas de los inversionistas de un nuevo y considerable aumento en las tasas de interés de la Fed a finales de septiembre.

Tom Hudson es periodista financiero y jefe de contenidos de la radio pública WAMU en Washington, D.C.