Presentan a Gabriel Boric el borrador final de la nueva Constitución de Chile

·4  min de lectura
La presidenta y el vicepresidente de la Convención Constitucional chilena María Elisa Quinteros (izq.) y Gaspar Domínguez (der.) respectivamente, entregan el borrador final de la propuesta constitucional al presidente chileno Gabriel Boric, durante su presentación en el Congreso Nacional en Santiago, el 4 de julio de 2022.
La presidenta y el vicepresidente de la Convención Constitucional chilena María Elisa Quinteros (izq.) y Gaspar Domínguez (der.) respectivamente, entregan el borrador final de la propuesta constitucional al presidente chileno Gabriel Boric, durante su presentación en el Congreso Nacional en Santiago, el 4 de julio de 2022. - Créditos: @JAVIER TORRES

SANTIAGO.- La Convención Constitucional chilena le entregó este lunes al presidente Gabriel Boric el texto definitivo de una nueva constitución que será evaluada por los chilenos en un plebiscito en septiembre y, de ser aprobada, reemplazará a la impuesta por la dictadura militar hace 41 años.

“Tenemos que sentirnos orgullosos que en el momento de crisis más profunda (...) que ha vivido nuestra patria en décadas, los chilenos y chilenas optamos por más democracia y no por menos”, dijo Boric en una acto histórico en el Congreso en Santiago, tras recibir el texto elaborado durante un año de trabajo por los 154 miembros de la Convención Constituyente (CC), que se disolvió tras la ceremonia.

La presidenta y el vicepresidente de la Convención Constitucional chilena, María Elisa Quinteros y Gaspar Domínguez, respectivamente, levantan el borrador final de la propuesta constitucional durante su presentación en el Congreso Nacional en Santiago, el 4 de julio de 2022.
La presidenta y el vicepresidente de la Convención Constitucional chilena, María Elisa Quinteros y Gaspar Domínguez, respectivamente, levantan el borrador final de la propuesta constitucional durante su presentación en el Congreso Nacional en Santiago, el 4 de julio de 2022. - Créditos: @JAVIER TORRES

El mandatario firmó un decreto que convoca al plebiscito con voto obligatorio el 4 de septiembre y que consultará a más de 15 millones de electores si aprueba o rechaza este cambio de carta fundamental. Ganará la opción que obtenga la mitad más uno de las preferencias.

En el acto, el vicepresidente de la CC, Gaspar Domínguez, señaló que pase lo que pase en el plebiscito de salida en septiembre, el proceso de confección de la nueva Carta Magna “marca un nuevo estándar”.

“Chile ya cambió. Es un impulso que nació y se ha vuelto realidad. La herencia de este proceso marca un nuevo estándar para esta sociedad, en que ya sería inaceptable pensar, por ejemplo, sin paridad o sin participación popular”, recalcó Domínguez.

Respecto a la popularidad decadente que tuvo en el último año la Convención, el vicepresidente del órgano redactor dijo que “el año que hemos terminado ha sido difícil, hemos cometido errores, pero la convención aquí no es relevante, el protagonista es Chile y su futuro”.

El texto propuesto, de 178 páginas, 388 artículos permanentes y 57 disposiciones transitorias, es “perfectible” y se espera que sea “el piso mínimo que contribuya a consolidar una sociedad con mayor equidad”, evaluó por su parte la presidente de la convención, María Elisa Quinteros.

Durante su etapa de votaciones en los últimos meses, el pleno desecho algunas propuestas que levantaron acaloradas discusiones como la nacionalización de los recursos minores en el mayor productor mundial de cobre. También adoptó cambios sustanciales al poder político como la eliminación del Senado y su reemplazo por una Cámara de las Regiones que tendrá menores facultades.

A su vez, planteó mayor autonomía para los territorios indígenas, en momentos en los que Chile atraviesa un recrudecimiento del conflicto entre el Estado y la etnia mapuche en el sur del país.

“El plebiscito del 4 de septiembre no es ni debe ser un juicio al gobierno, es el debate sobre el futuro y destino de Chile para las próximas cuatro o cinco décadas”, afirmó Boric durante la ceremonia.

Gran parte de los convencionales de derecha - que fueron minoría- calificaron el proceso constitucional de “fracaso” y “oportunidad perdida” y harán campaña por el rechazo a cambiar la Constitución de 1980, escrita por un puñado de hombres a puerta cerrada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Aunque la campaña oficial por las opciones “rechazo” y “apruebo” empieza el 6 de julio, en redes sociales e incluso en las calles de las ciudades del país ya se desplegaron afiches que coinciden en prometer esperanza o asegurar la “autodestrucción” del país, en nombre de la eventual victoria de cualquier alternativa.

La Convención Constituyente presentó el proyecto final de la Constitución al presidente chileno Gabriel Boric.
La Convención Constituyente presentó el proyecto final de la Constitución al presidente chileno Gabriel Boric. - Créditos: @JAVIER TORRES

La redacción del texto fue la salida que encontró Chile para apaciguar las violentas protestas que estallaron el 18 de octubre de 2018 en reclamo de mayor justicia social en un país muy desigual.

En un acuerdo entre el gobierno conservador de Sebastián Piñera y la mayoría de los partidos políticos -a excepción del Partido Comunista-, se convocó a un primer referéndum en octubre 2020 para redactar o no una Constitución y luego en 2021 eligió a sus integrante para redactarla.

Hasta el momento todas las encuestas muestran que no hay más allá de un 45-46% de apoyo al Rechazo, que es lo que históricamente ha obtenido la derecha en Chile en términos de votación, por lo tanto la pregunta va a ser si es capaz de sumar votos de moderados a esa campaña”, apunta el politólogo de la Universidad Diego Portales, Claudio Fuentes.

Agencias Reuters, AFP y ANSA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.