Presentan en EEUU primera demanda contra muro fronterizo con México

Un carel contiguo a la carretera señala el ingreso a una zona protegida de vida silvestre en Sonoyta, México, frontera con el desierto de Arizona, EEUU, el 27 de marzo de 2017 (AFP | PEDRO PARDO)

Una entidad ambientalista y un diputado estadounidense presentaron ante un tribunal del estado de Arizona la primera demanda contra la construcción de un muro en la frontera con México, informó este viernes el equipo del legislador Raúl Grijalva.

La demanda había sido presentada formalmente el miércoles ante un tribunal federal en Tucson, capital de Arizona, y exige que los planes para la construcción del muro propuesto por el presidente Donald Trump sean suspendidos por falta de estudios sobre el impacto ambiental de semejante obra.

Según Grijalva, las leyes ambientales estadounidenses "existen para proteger el bienestar la gente y la vida silvestre. El muro de Trump y su abordaje fanático sobre la frontera sur perpetuarán el sufrimiento humano y provocarán daño irreparable a nuestras tierras públicas y la vida silvestre".

Por la demanda, presentada en 42 páginas, Grijalva y el Centro por la Diversidad Biológica piden que se suspendan los planes del muro, rutas vecinales, despliegue de patrullas motorizadas, instalación de dispositivos lumínicos y puntos de chequeo de personas.

Esta suspensión debe valer hasta que el Departamento de Seguridad Interna (DHS, en inglés) elabora un "informe programático de impacto ambiental" de esas obras en la vida silvestre de la zona fronteriza.

Para Grijalva, la iniciativa de construir el muro viola la ley sobre Política Nacional Ambiental y la ley sobre Protección de Especies Animales Amenazadas.

La demanda quedó ahora es manos de la jueza federal Cindy Jorgenson.

Grijalva, hijo de un inmigrante mexicano, es miembro de la Cámara de Representantes por el partido demócrata, y se opone frontalmente al proyecto del muro en la frontera.

La propuesta de construir un gigantesco muro en la frontera entre México y Estados Unidos para contener la inmigración no autorizada es una de las más controvertidas de Trump, ya que las estimaciones indican que el costo de la obra podría llegar a 21.000 millones de dólares.

Sin embargo, en una reciente audiencia ante el Senado, el secretario de Seguridad Interna, John Kelly, admitió que en diversas partes de la frontera el muro podría ser apenas una cerca o aún algún dispositivo electrónico para controlar el paso de personas.