Presenta UdeG ventilador de bajo costo para pacientes graves de COVID-19

Guadalajara, 7 May (Notimex).- Empresarios, investigadores y estudiantes de la Universidad de Guadalajara (UdeG), presentaron un ventilador para atender a pacientes graves con COVID-19, el cual puede ser fabricado en un costo hasta cinco veces menor que las marcas comerciales.

El desarrollo tecnológico es un ventilador tipo Ambu bag diseñado como parte del Reto COVID-19, lanzado el pasado 23 de abril por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el cual se encuentra en la etapa final para conseguir la aprobación de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

“En caso de lograrse las autorizaciones, tanto del dispositivo como de las líneas de producción, estimamos que tendrá un costo menor a otros modelos del mercado y sería un desarrollo 100 por ciento mexicano”, explicó Margarita Hernández Ortiz, coordinadora general de Investigación, Posgrado y Vinculación de la casa de estudios.

La producción del equipo, en cuya creación participaron 25 personas, sería inmediata y concluiría un proceso de investigación de dos meses, a diferencia del proceso normal que implicaría de tres a cinco años.

El dispositivo utiliza el proceso ventilatorio con bolsa de reanimación (Ambu), el cual, de manera automatizada, suministra una mezcla de aire y oxígeno directamente a la vía aérea del paciente a través de la bolsa de reanimación.

Del tamaño de una computadora de escritorio, el ventilador permite variar la frecuencia respiratoria a través de mecanismos y controles de fácil manejo e interpretación. También cuenta con diversas alarmas de bloqueo y fallas del sistema, auditivas y visuales.

La funcionalidad del mismo fue probada con equipos electrónicos y porcinos. Asimismo, se busca ampliar el estudio para conseguir elementos que le permitan ser comparado con productos que existen en el mercado, explicó Ramón Willman, jefe de la Unidad de Fomento a la Innovación y la Transferencia del Conocimiento de la UdeG.

“El precio de un dispositivo como este puede ser muy variable en estos tiempos por la escasez de insumos. Podría costar entre 150 y 200 mil pesos y uno de marca puede sobrepasar el millón de pesos”, aseguró el investigador David Alejandro López de la Mora.

Las autoridades universitarias estimaron que al conseguir el aval de Cofepris para su utilización, se podrían producir de 35 a 50 ventiladores diarios y hasta mil ventiladores en un mes gracias a alianzas con proveedores locales.

Autoridades sanitarias de Jalisco, Zacatecas y otros estados se han mostrado interesados en adquirir los dispositivos una vez que puedan ser producidos para cubrir la necesidad de atención de pacientes del COVID-19.

-Fin de nota-

NTX/FDG/GAV/AER