Se preparan para un posible brote de violencia tras las elecciones de EE.UU.

Autoridades de diversos estados y dueños de negocios han empezado a protegerse por si surgen disturbios durante o después de las elecciones presidenciales.