Mujeres cerveceras ganan puestos de poder para hacer suya la industria

Érika Choperena
·10  min de lectura

Este reportaje que cuenta cómo las mujeres regresan al mundo cervecero lo leyeron nuestros suscriptores antes que nadie. Suscríbete y obtén este y muchos otros beneficios como navegar sin publicidad.

Este es un homenaje a todas aquellas mujeres que tejen redes y abren camino a otras mujeres en el mundo cervecero.

En una industria en donde solo 7 de cada 100 personas que elaboran cerveza son mujeres, ellas son verdaderas heroínas que construyen nuevas opciones para todas las demás. Rompen con estereotipos, aquellos que durante siglos nos han asignado tareas, gustos, actividades y hasta profesiones dependiendo del género.

México, el cuarto productor de cerveza a nivel internacional tiene hoy a mujeres que lideran distintas áreas de una industria históricamente dominada por hombres.

La cadena de producción es amplia, involucra trabajo desde el campo con la siembra y cosecha de la materia prima hasta la venta y distribución del producto final. Las mujeres hoy ya participan en todas estas actividades.

No es un logro menor cuando vemos, por ejemplo, que la primera gerente de envasado en toda la historia de la producción de chela en México se encuentra en una de las plantas más grandes del país. También a las maestras cerveceras que investigan y formulan recetas que después serán cocinadas; no olvidemos a aquellas que se encargan del mantenimiento de equipos. Todos estos puestos ya son tomados por ellas.

Era-es cosa de mujeres

Va un spoiler: el futuro cervecero en el país es prometedor. De acuerdo con el estudio Conociendo la industria de la cerveza del INEGI, la producción de cerveza creció en promedio 6.7% cada año del 2013 al 2019. Esto significa varias cosas, entre ellas que hay industria para rato.

Para ingresar a este mundo no es necesario tener una profesión específica, pero sí un gusto muy bien definido por la cerveza. Diseñar la receta, cocinar, catar, rectificar sabores, empaquetar, anunciar y vender son solo pocos de los pasos que se requieren para que llegue a tu mano esta bebida a veces dorada, a veces oscura.

mujeres cerveceras industria cerveza
mujeres cerveceras industria cerveza

Pero tenemos un poco de historia. Tal vez lo has leído con anterioridad; sin embargo, nunca estará de más recordarlo: la cerveza es cosa de mujeres. Y no es un dicho al aire, los registros más antiguos que se remontan a Mesopotamia y Egipto mencionan que las amas de casa fueron las primeras en cocinarla.

Así como muchos descubrimientos que surgieron por error o por necesidad, la cerveza existe gracias a ellas. Esta bebida que hoy integra cuatro ingredientes: malta, agua, lúpulo y levadura se prepara con cereales, el más común es la cebada.

Los babilonios tenían en alta estima a las mujeres quienes “gozaban” de dos derechos: el divorcio y ser propietarias de negocios. Se dice que así comenzaron las tabernas: ellas vendían los excedentes de cerveza que preparaban en casa, cuya materia prima también servía para la panadería.

Este comenzó a ser un negocio bastante fructífero de manera que los hombres las relegaron con su fuerza económica y legal hasta que no figuraron más en la historia.

Así pasaron no años, ¡siglos! hasta que nuevamente las mujeres comenzaron a abrirse paso en esta industria de hombres.

Los puestos de poder

Ninkasi, diosa de la cerveza de la antigua Mesopotamia nació de aguas frescas burbujeantes y tal vez fue ella la primera mujer en ocupar un puesto de poder en este mundo.

Después llegaron las brujas que en realidad eran las cerveceras que daban a los trabajadores pócimas embriagantes que los transformaba casi en bestias.

En México existen mujeres, las brujas modernas, que ocupan puestos de poder. Son pocas y es un fenómeno reciente pero en algo se ha avanzado.

Paz Austin y Maribel Quiroga fueron directoras de ACERMEX y Cerveceros de México respectivamente y asumieron el cargo en 2015. Aunque su función al frente de ambas organizaciones terminó y hoy ocupan puestos de liderazgo en otras áreas una cosa es clara: abrieron camino para las que siguieron.

Cristina Barba Favá y Karla Siqueiros las sucedieron y hoy están al frente de dichos organismos que engloban a las cervecerías mexicanas. ACERMEX tiene entre sus filas a 120 cervecerías artesanales mientras que Cerveceros de México tiene 18 marcas entre las que se encuentran los dos gigantes: Grupo Modelo y Heineken México.

“Siento que las mujeres estamos ganando un terreno interesante y este sector no es la excepción. En México, la cerveza independiente cuenta con una fuerte presencia femenina, desde grandes cerveceras y juezas internacionales hasta las Adelitas.”

Cristina Barba

Aunque en sus directorios es posible observar más rostros de mujeres, el trabajo apenas comienza. Al respecto platicamos con Margarita García, Directora de Comunicación y Responsabilidad Social de Cerveceros de México.

Maggie, como es conocida, lleva desde 2014 en esta organización; su trabajo es proponer y comunicar de forma interna (hacia las cervecerías) y de forma externa (hacia los consumidores) los mensajes que como equipo quieren lograr y uno de ellos es la equidad de género.

Es por eso que pusieron las cartas sobre la mesa y decidieron lanzar la campaña #PodemosSerloTodo que conjunta las experiencias de las mujeres dentro del sector cervecero y que ocupan un puesto de poder para platicarle a los demás lo que significa para ellas su empleo.

Además de dicha campaña, ella sabe que accionar para generar espacios amigables para mujeres dentro de las cerveceras es fundamental. “Hay mujeres que van con una carrera creciente dentro de la industria, pero cuando tienen hijos la abandonan”, menciona en entrevista para Animal Gourmet.

Esto se debe a que no existen las condiciones que les permitan combinar su rol como profesionistas y su papel como madres. Ella tuvo a su hijo hace dos años y menciona que “fue más fácil regresar a mis labores gracias a la flexibilidad de horario y comprensión por parte del equipo”.

Si bien, no tuvo tropiezos ni malas experiencias que involucraran sexismo, no para todas fue así en este mundo cervecero.

Lucía Carrillo de Cervecería Cirquera inició su camino en la industria en 2011, actualmente tiene 15 medallas a nivel amateur y profesional. Participó como jueza en la competencia de Slow Beer México en 2016 y 2017. Ella sabe que el camino no es lineal y aunque acepta que hay hombres que apoyan a mujeres, “en un inicio sí ocurrían esos comentarios de ‘¿eres la imagen del producto?’, pero por suerte son cada vez menos”.

Dentro de esta industria también podemos identificar otros nombres que ocupan puestos de poder como:

Diana Ehlers, gerente de ventas de Maltería Altiplano; Chantal Alonso, beer sommelier en Cervecería Concordia; Amariliz García, gerente de envasado en Heineken planta Toluca y que por cierto, en México esta es la primera vez en la historia que una mujer ocupa este puesto; Paula García, gerente comercial de Cervecería Heroica; Elizabeth Rosas, cofundadora de Cervecería Calavera, Sandra López, gerente de planeación en Grupo Modelo planta Zacatecas; Rebeca Balderas, cofundadora de Casa Cervecera Cru-Cru; Mariana Domínguez, maestra cervecera en Cervecería Nevado; Marcela Cristo, directora de Sustentabilidad y Presidenta de Fundación de Grupo Modelo; Blanca Brambila, gerente de Sustentabilidad y Responsabilidad Social en Heineken México; Yune Aranguren, directora de la marca Victoria y Clarissa Pantoja, que dirige Corona en México.

Ellas son algunas de las mujeres que van abriendo espacios en el mundo cervecero. ¿Parecen muchas? No olvidemos que son solo 7 de cada 100.

Hacer equipo para incluir a todas

En el mundo de la cerveza artesanal las cosas también están cambiando en el preciso momento en que lees esto. Actualmente hay maestras cerveceras, fundadoras y cofundadoras de cervecerías, mujeres a cargo de la comunicación/difusión, administradoras y encargadas de producción.

Hay también grupos y organizaciones que hicieron equipos exclusivamente de mujeres, tal es el caso de las Adelitas Cerveceras y de Cielito Lindo, una cervecería independiente liderada y operada por mujeres.

Cielito Lindo construyó su nave desde cero en Jalisco y aquí emplearon solamente a mujeres. Laura Peña y Cinthya Paredes ambas cerveceras en Cielito Lindo platican en entrevista con Animal Gourmet las dificultades que han tenido al montar la cervecería.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Es súper común en el día a día que cuando alguien se da cuenta que será operada por mujeres nos digan: no, van a necesitar hombres, ¿o quién les va a cargar las cosas?” Ellas pensaron en todo y saben que más vale maña que fuerza o en este caso tecnología e inteligencia que fuerza así que construyeron de tal forma que nadie, ni hombres ni mujeres, deben cargar nada, “porque lo normal que NADIE cargue 120 barricas”, dicen.

Otro de los problemas que surgen es que no se dirigen a ellas correctamente o peor aún, no se dirigen a ellas. “Hay correos dirigidos a las ‘señoritas’ y al ‘ingeniero’, si yo soy ingeniera también, ¿por qué a mi me dices señorita?”

Fue difícil para el equipo encontrar a una mujer que se dedicara al mantenimiento industrial en el mundo cervecero pero lo lograron porque sí hay. Lamentablemente cuando algún hombre acude a las instalaciones “la ven a ella pero buscan a un hombre para explicarle lo que se requiere a pesar de que mencione que es la encargada de mantenimiento.”

A pesar de estas dificultades prevén que en mayo de 2021 esté a la venta su primera línea de producción de cerveza que, por cierto, ya se encuentra en las pruebas finales.

El síndrome de la impostora

Margarita García lo dice claro: “necesitamos que se postulen más mujeres” y en algo tiene razón, si aquellas mujeres que tienen el conocimiento, la disponibilidad, la experiencia y las ganas no alzan la mano entonces ¿cómo las va a conocer el mundo cervecero?

“Hay mujeres que tienen 8 de las 10 características que pedimos y hombres que tienen solo tres; ellas creen que eso no les alcanza, ellos aplican y muchas veces se quedan”. Esto es una situación más común de lo que nos imaginamos.

Algunas veces está dada por el síndrome de la impostora (o impostor) en donde se cree que los conocimientos o habilidades no son válidos. La psicoterapeuta Jimena Álvarez, en entrevista con Animal.mx menciona que no hay solo una causa para el síndrome del impostor, depende de las vivencias personales.

¿Es eso lo que pasa para que las mujeres no se postulen a puestos de alto mando? No hay estudios que lo avalen, pero es un hecho que las mujeres apenas van tomando su camino en el mundo cervecero.

Laura Peña, maestra cervecera y encargada de producción en Cielito Lindo, opina lo contrario: “ninguna cervecería dice abiertamente ‘nosotros no aceptamos mujeres en producción’; sin embargo, no las tienen. No te imaginas la cantidad de mujeres interesadas en trabajar en producción como cerveceras pero cuando buscan lo único que encuentran es para calidad; en ventas y márketing se han abierto más campo las mujeres, ahí sí es más normal verlas”.

Es por ello que ejemplos de otras mujeres logrando escalar a pesar de tener todo un sistema que juega en su contra deben ser reconocidos. Veamos a Paz Austin, después de 4 años al frente de ACERMEX, cambió de giro y hoy es directora general del Consejo Mexicano Vitivinícola.

Por su parte Maribel Quiroga al terminar su dirección al frente de Cerveceros de México obtuvo el puesto de directora de asuntos internos en Grupo Lala y actualmente es miembro en el International Women’s Forum; además es autora del libro El turno es nuestro, en el que entrevista a 12 mujeres exitosas y plasma sus testimonios en papel.

Entre los consejos de Margarita está uno muy importante: buscar mentoría de otras mujeres colegas. Esta es una forma de crear lazos y tejer redes como parte de esta revolución que no se detiene y está hecha por y para mujeres en el mundo cervecero.