Lo más preocupante del Madrid es que Courtois fue el mejor del partido frente al City

Sergio Rodríguez García

​El ​Real Madrid concluye febrero arrastrando la inercia negativa de las competiciones locales a la Champions League. A la eliminación en la Copa del rey y la pérdida del liderato de LaLiga se une ahora una derrtoa 1-2 en la Champions que puede ser el inicio de una semana difícil.

FBL-EUR-C1-REAL MADRID-MAN CITY

La única nota positiva que se puede sacar dela visita del ​Manchester City es que Thibaut Courtois sigue a su mismo alto nivel. Gracias al portero, el Real Madird pudo sobrevivir al dominio sin respuesta de los skyblues, así como en los partidos previos. Pero, como era de esperar, para frenar a un equipo con la artillería del City se necesitaba mucho más.

A Courtois no se le puede reprochar nada. Fue la única barrera contra dominio inglés y realizó varias paradas complicadas, algunas cuando estaba completamente vendido. Pero necesitaba ayuda, y no tuvo el apoyo de sus compañeros. Carvajal cometió un penalti muy evitable, y Ramos, expulsión aparte, es más conocido últimamente por hacer goles más que por evitarlos, cuando debería ser al revés si imperara la lógica.

FBL-EUR-C1-REAL MADRID-MAN CITY


Pero si Courtois entró en calor pronto no fue solo por la defensa, sino también por el centro del campo. El Real Madrid, acostumbrado a llevar el ritmo de los aprtidos con el dominio de la pelota, se vio completamente superado por un oponente que cuenta con la misma estrategia. El no poder o no saber ponerle freno propició que el el City jugara en tres cuartos casi todo el tiempo. Y por inspirado que estuviera el portero, era cuestión de tiempo que sucumbiera a la artillería inglesa.

De esta manera encontramos un equipo que de un momento a otro ha pasado de esconder sus carencias a manifestarlas abiertamente. Llega además en el peor momento, puesto que el domingo recibe al ​Barcelona, que tampoco anda mucho mejor pero consigue resutados. Por otra parte, el Real Madrid tiene un portero de enormes garantías que no puede ser del todo efectivo porque sus compañeros no están a la altura de las exigencias.