La preocupación por la situación del preso político egipcio Alaa Abdel Fatah llega a la COP27

La situación de Alaa Abdel Fatah, uno de los presos políticos más conocidos de Egipto, actualmente en huelga de hambre, llegó este lunes a la cumbre de la ONU sobre el clima en Sharm el Sheij, después de que Francia y Reino Unido presionaran al presidente egipcio para su liberación.

El primer ministro británico, Rishi Sunak, había advertido de que el caso de este activista prodemocracia británico-egipcio, de 40 años, era "una prioridad" para su gobierno.

Después de haberse reunido con el líder egipcio, Sunak dijo que "esperaba ver su caso resuelto lo antes posible" y se comprometió a seguir "presionando para que se produzcan avances", según un portavoz de Downing Street.

El presidente francés, Emmanuel Macron, aseguró por su parte que el presidente egipcio, Abdulfatah al Sisi, se "comprometió" a "preservar" la salud de Alaa Abdel Fatah y que espera ver "resultados en las próximas semanas y los próximos meses".

El portavoz de al Sisi confirmó las entrevistas con ambos líderes europeos, pero no dio más detalles sobre su contenido.

Por su parte, el jefe de la diplomacia egipcia, Sameh Chukri, presidente de la COP27, aseguró a la televisión CNBC que Alaa Abdel Fatah "cuenta con todos los cuidados necesarios en prisión".

Los familiares del preso político, en cambio, rechazan estas afirmaciones. Su hermana Sanaa Seif, que asistió a la cumbre, multiplicó las entrevistas y los encuentros con funcionarios.

Desde principios de abril, Abdel Fatah solo ingería un vaso de té y una cucharada de miel al día. El martes pasado dejó totalmente de comer y el domingo de beber, coincidiendo con la apertura de la COP27 en la ciudad egipcia.

- "No queda mucho tiempo" -

El lunes, tres periodistas egipcias anunciaron que empezaron una huelga de hambre para exigir su liberación.

"Dejamos de alimentarnos porque Alaa Abdel Fatah está en peligro de muerte", explicó a AFP Mona Selim, que protagonizó una sentada en el sindicato de periodistas de El Cairo junto a Eman Ouf y Rasha Azab.

Las tres reclaman "la liberación de todos los detenidos de opinión", de los que hay más de 60.000 en Egipto, según las oenegés.

Los activistas presentes en la COP27 difundieron numerosas publicaciones en las redes sociales con la etiqueta #FreeAlaa y varias figuras destacadas de la sociedad civil terminaron sus intervenciones con la frase "You have not yet been defeated", título del libro de Alaa Abdel Fatah.

La secretaria general de Amnistía Internacional (AI) , Agnès Callamard, insistió el domingo en la necesidad de liberar a Abdel Fatah cuanto antes. "No queda mucho tiempo [antes de que muera], como mucho 72 horas", afirmó desde El Cairo.

En Beirut, un centenar de personas se manifestaron el lunes frente a la embajada británica.

"Alaa es un símbolo en el mundo árabe", afirmó la periodista y activista Diana Moukalled, agitando un retrato en blanco y negro del activista con la etiqueta #FreeAlaa inscrita. "Encarna la lucha del mundo árabe contra los regímenes autoritarios desde hace 12 años", indicó.

Abdel Fatah, ingeniero de formación y bloguero pro democracia, un acérrimo enemigo del régimen del presidente Abdel Fatah al Sisi, fue condenado a finales de 2021 a cinco años de prisión por "difusión de informaciones falsas", tras pasar la mayor parte de la década pasada entre rejas.

Se dio a conocer durante el movimiento sindical Kefaya de los años 2000, aunque también participó en la revolución de 2011 que condujo a la caída de Hosni Mubarak y en las marchas contra el islamista Mohamed Mursi y el actual mandatario Al Sisi.

Según AI, desde que Egipto reactivó su comisión de indultos presidenciales en abril, 766 presos de conciencia han sido liberados, pero otros 1.540 han sido encarcelados.

El país norteafricano ocupa el puesto 168º de 180 en la clasificación de libertad de prensa de 2022 de la oenegé Reporteros Sin Fronteras.

sar-sbh/jg/jvb-sag/mb/llu