Preocupación por rechazo de libros de texto de Matemáticas

·8  min de lectura
WALTER MICHOT/Miami Herald file photo

Días después de rechazar decenas de libros de texto de Matemáticas por incluir lo que, según el Departamento de Educación estatal (DOE), eran “conceptos adoctrinantes”, las autoridades de la Florida siguieron rechazando el lunes las solicitudes de ejemplos.

El material está “registrado”, dijo el gobernador Ron DeSantis durante una conferencia de prensa.

La falta de información causó revuelo durante el fin de semana, luego de que el anuncio del estado captara la atención a nivel nacional como la última llama en las guerras culturales en curso en las aulas.

Funcionarios escolares locales, editores y otras partes interesadas se apresuraron a buscar detalles y se quedaron rascándose la cabeza en cuanto a exactamente de qué estaba hablando el estado cuando dijo que los libros de texto de Matemáticas tenían “temas prohibidos”, como referencias a la teoría crítica de la raza (CRT).

“La selección de libros de texto siempre ha sido un área muy politizada”, dijo Christopher Finan, director ejecutivo de la National Coalition Against Censorship. “No es una sorpresa que se ataque a los libros de texto. Simplemente parece muy extraño que hayan conseguido encontrar la CRT en los libros de texto de Matemáticas. Es directamente una sátira”.

Varias editoriales cuyos libros fueron rechazados no respondieron a las solicitudes de comentarios. Richard Weir, portavoz del gigante editorial Savvas Learning (antes Pearson), dijo que su compañía trabajó para asegurar que sus materiales cumplieran con los nuevos estándares de la Florida.

“Como muchas otras empresas que presentaron ofertas al DOE de la Florida, Savvas fue notificada de que algunos de nuestros programas de Matemáticas desarrollados específicamente para la Florida no han sido recomendados en este momento. Una vez que obtengamos información adicional del estado en cuanto a las razones específicas de porqué, Savvas trabajará hacia una resolución adecuada”, dijo por correo electrónico.

DeSantis y Núñez presentan el caso

Mientras la nación hablaba de la inusual medida de los libros de texto de la Florida, los funcionarios de la administración de DeSantis se mostraron obstinados. La vicegobernadora Jeanette Núñez se presentó en el programa Fox & Friends el lunes por la mañana para argumentar que los editores están conspirando para adoctrinar a los niños.

“Lo que hemos visto es un intento sistemático por parte de estas editoriales de infiltrarse en la educación de nuestros hijos mediante la incrustación de temas como la TRC”, dijo Núñez, que describió el proceso de selección de libros del estado como “muy transparente”.

Unas horas más tarde, DeSantis dijo a los periodistas en una conferencia de prensa que el estado no ha dado a conocer ejemplos específicos de los libros rechazados porque el texto se considera “información registrada.”

“Me gustaría que se publicara, pero también respeto el proceso”, dijo a los periodistas.

Sus comentarios parecen chocar con la intención de una medida que DeSantis convirtió en ley hace un par de semanas. Dicha ley pretende aportar más transparencia al proceso de selección de libros de los distritos escolares de la Florida. Dice que los distritos deben proporcionar acceso a todos los materiales “antes de que la junta escolar del distrito tome cualquier acción oficial sobre dichos materiales”.

La falta de información ha dejado a muchos funcionarios escolares locales luchando por encontrar claridad mientras se preparan para seleccionar los materiales de instrucción para sus aulas. Los distritos no tienen que comprar libros de la lista aprobada por el estado, pero intentan tener materiales que cumplan con las expectativas académicas del estado.

Las Escuelas Públicas del Condado Miami-Dade, el mayor distrito de la Florida, dijeron que estaban “esperando la respuesta del estado en cuanto a la razón por la que los títulos fueron rechazados”.

“Estamos tratando de entender lo que está pasando [y] cuál es el problema en cuestión”, dijo Karla Hernández-Mats, presidenta del sindicato United Teachers of Dade. “Esto es una cortina de humo. Este es el objeto brillante. Nadie se queja de los libros de Matemáticas, pero [los líderes estatales del Partido Republicano] lo están convirtiendo en un problema”.

En los Condados Orange y Pinellas, la información importa porque ya han seleccionado sus nuevos libros de Matemáticas para el año escolar 2022-23. Ninguno de los libros que esos distritos eligieron para las clases de Matemáticas de primaria estaba en la lista aprobada por el estado.

“Nunca he visto una lista de jardín de niños a quinto grado con una sola selección”, dijo Kevin Hendrick, director académico de las escuelas de Pinellas. “Fue un poco sorprendente no ver los libros de texto que nuestros maestros eligieron”.

El estado tiene un ciclo de adopción de libros de texto que rota por asignaturas cada seis años. El proceso no es nuevo, y no es la primera vez que los libros no han sido incluidos en una lista aprobada por el estado. Lo que es inusual, dijeron los funcionarios estatales, es que el 41% de los libros —54 de los 132 libros de texto presentados por las editoriales— no cumplieron “los elevados estándares de la Florida para la enseñanza de Matemáticas”.

Hendrick dijo que la revisión de los libros por parte del distrito no reveló ninguna teoría crítica de la raza en las lecciones. La inclusión del aprendizaje socio-emocional podría inferirse, dijo, porque los editores están siguiendo las normas estatales para ayudar a los estudiantes a ver las Matemáticas como algo accesible y relevante.

¿Es el aprendizaje socioemocional un problema?

El aprendizaje socio-emocional, también conocido por sus siglas SEL, se basa en la idea de que las habilidades emocionales son cruciales para el desempeño académico en la escuela.

“No sé cómo se están implementando en los problemas de Matemáticas”, dijo Morgan Polikoff, profesor adjunto de Educación en la Escuela de Educación Rossier de la Universidad del Sur de California. “Para mí, la responsabilidad de proporcionar pruebas de lo que están hablando recae en el estado”.

Lea Mitchell, directora de liderazgo y aprendizaje de las escuelas del Condado Pasco, dijo que su distrito decidió no elegir una serie de Matemáticas de primaria para el próximo año debido a algunas de las razones que el estado citó para rechazarlas.

“Nuestra preocupación era la misma acerca de que los editores no podían adaptar adecuadamente los libros de texto de primaria para cumplir con los estándares del B.E.S.T. en el tiempo dado”, dijo.

Pero no saber a qué se refieren los funcionarios cuando critican el contenido como “adoctrinamiento” pudiera resultar problemático para los educadores cuando intenten encontrar materiales para sus aulas. La ley estatal dice que los distritos pueden gastar hasta el 50% de su asignación estatal en libros que no estén en las listas de adopción del departamento.

“Si nos lo quieren señalar, eso es lo que me parece muy preocupante”, dijo Mitchell.

Stephana Ferrell, del Condado Orange, es una de las líderes del Florida Freedom to Read Project. El grupo ha estado luchando contra los esfuerzos para eliminar los libros de las bibliotecas escolares en varios condados.

Ferrell reconoció que la autoridad del estado para establecer directrices para los libros de texto y el plan de estudios es mucho más estricta que para determinar lo que entra en las bibliotecas. Ella no se sorprendió por la dirección que el estado tomó sobre los libros de Matemáticas, lo que sugiere que avanza la narrativa de DeSantis de que los floridanos no pueden confiar en la educación pública.

DeSantis “anota puntos fáciles con la base y se ve como un héroe por detener a los malos una vez más”, dijo Ferrell.

¿Cómo se juzgan los libros de texto?

Jeremy Young, director del programa de Libre Expresión y Educación de PEN America, dijo en un comunicado que la decisión sobre los libros de texto “plantea serias preocupaciones sobre si estas decisiones se están tomando con base en la pedagogía o en la política”.

En el último año, DeSantis y los republicanos de la Florida no han ocultado sus desacuerdos con los funcionarios escolares locales. Los mandatos de las mascarillas, la instrucción en el aula sobre la orientación sexual y la identidad de género en algunos grados de primaria y las restricciones sobre los temas relacionados con la raza han sido los objetivos, y han sido parte de un amplio esfuerzo del Partido Republicano para animar a su base antes de las elecciones intermedias.

A petición de DeSantis, la Junta Estatal de Educación también prohibió el año pasado las lecciones que tratan de la teoría crítica de la raza, un concepto académico centrado en la idea de que el racismo es sistémico y está entrelazado en la sociedad estadounidense.

Después de leer el anuncio del departamento, Ferrell dijo que volvió al sitio web del distrito del Condado Orange para revisar las versiones en línea de sus libros de texto de Matemáticas recomendados, que se hicieron públicos debido a los requisitos del estado.

Dijo que encontró algunos ejemplos en los que las lecciones se centraban en ideas como la probabilidad estadística de ser arrestado por raza, basándose en los datos existentes. Si eso es de lo que el estado está hablando, dijo Ferrell, su grupo disputa la definición de “adoctrinamiento”.

“Adoctrinamiento no es tenerlo en el libro, sino quitarlo de la conversación”, dijo. “Queremos que nuestros hijos vayan y se eduquen en una escuela que se parezca al mundo real, que actúe como el mundo real, que desafíe sus creencias”.

El representante estatal Carlos Guillermo Smith, demócrata de Orlando, dijo que le preocupa que la acción del Departamento de Educación sobre los libros de Matemáticas pueda presagiar cómo abordará otras materias, incluyendo la aplicación del HB 1557 sobre la instrucción de la orientación sexual y la identidad de género. Los críticos han calificado la nueva ley de imprecisa, ya que deja en manos del departamento las decisiones sobre lo que puede y no puede incluirse.

El estado revisará los libros de texto de estudios sociales el próximo año.

“El Departamento de Educación ha sido politizado por Ron DeSantis, por sus designados y por Moms for Liberty”, dijo Smith. “Su evaluación de lo que es y no es apropiado para los estudiantes está totalmente fuera de sintonía con la mayoría de los floridanos”.

Las reporteras del Miami Herald Sommer Brugal y Bianca Padró Ocasio contribuyeron a este artículo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.