Preocupación ante llegada de la 4T al FCE Argentina

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 4 (EL UNIVERSAL).- Escritores, intelectuales y amantes de los libros han manifestado su preocupación ante la situación que vive la filial en Argentina del Fondo de Cultura Económica (FCE), la cual hace unas semanas se quedó con una dirección vacía, que fue ocupada por ocho meses por Horacio González, y que canceló contratos de publicación de varios autores de títulos que incluso ya estaban listos. Ha sido a través de redes sociales donde mexicanos y argentinos han manifestado su inquietud por lo que pasa con el órgano de la casa editorial e incluso han calificado como la "llegada" al país latinoamericano de la Cuarta Transformación, como ha llamado a su gobierno el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Adriana Malvido, escritora y columnista de EL UNIVERSAL, y María Rivera, poeta y presidenta de PEN México, han compartido la noticia sobre la situación que padece el FCE Argentina, tanto de la denuncia del "vaciamiento" en la filial como las palabras de Paco Ignacio Taibo II al respecto.

En este tenor el investigador de la Dirección de Estudios Históricos del INAH, César Valdez, aseguró que "La 4T llegó al FCE Argentina y algunos de sus más connotados intelectuales han redactado una carta y han solicitado la adhesión y solidaridad de los interesados".

En su publicación está una liga que dirige a la carta "En defensa del Fondo", donde se da cuenta de la situación de la sucursal como la "cancelación de contratos con autores locales, paralización de obras listas para ser publicadas y la pérdida total de la autonomía de la casa en nuestro país". El crítico, ensayista y Doctor en Letras por la UNAM, Roberto Cruz Arzabal, calificó como una "pérdida enorme" si es que decidieran cerrar la filial del Fondo de Cultura Económica en Argentina. "No sólo es interrumpir la comunicación entre países; de hecho en filosofía y ciencias sociales, el catálogo de obras y traducciones del FCE Argentina era a veces más actual y mejor que el mexicano", ahondó.

En la misiva en defensa del Fondo se señala que la vida intelectual y académica argentinas le deben mucho a Fondo de Cultura Económica. "Sus traducciones de clásicos y de autores contemporáneos, que luego devendrían nuevos clásicos, fueron decisivas en el desarrollo de las disciplinas sociales y humanas de nuestro país".

El bibliotecario Gonzalo Oyarzun tuiteó que no podía ni quería creer un final para el FCE Argentina; su compañero Eduardo Burattini, fundador de la Biblioteca Madre Teresa, calificó lo que ocurre como "otro balde de agua fría para el mundo editorial argentino". A finales de noviembre se anunció que el "prestigiado intelectual de izquierda", Horacio González había renunciado a dirigir la filial del Fondo de Cultura Económica en Argentina, ocho meses después que Paco Ignacio Taibo II lo nombró en el cargo.

Quien fue durante 10 años director de la Biblioteca Nacional impulsó debates, charlas de escritores, talleres de lectura y escritura para niños y jóvenes, e incluso un programa en el que invitó a otras editoriales. Sin embargo la agencia Télam sostuvo que González no tuvo la misma suerte al momento de renovar el catálogo que define al sello, que incluye títulos de vigencia local surgidos en México.