Preocupación en Ciudad Universitaria por un grupo de perros que ha atacado a investigadores y docentes

Valeria Musse

Desde hace un tiempo, docentes e investigadores que trabajan en el predio de Ciudad Universitaria se muestran atentos y preocupados por un grupo de entre cuatro y siete perros que actúa de manera agresiva. Denuncian que al menos cinco profesionales fueron mordidos.

El problema para esta comunidad educativa no es nuevo, dicen los trabajadores. "El año pasado, un investigador de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (FCEyN) descendió del auto en el estacionamiento y salió uno de estos perros de abajo del vehículo y lo mordió de la nada. El hombre tuvo que ser atendido en el hospital Durand", cuenta a LA NACION, Cecilia D'Alessio, que además de profesora en esa institución es investigadora en el Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias UBA Conicet. Es una de las especialistas que hoy día siguen en actividad en Ciudad Universitaria con proyectos relacionados al Covid-19.

Científicos hallan enormes estructuras no identificadas cerca del centro de la Tierra

"Pedimos que alguna organización se pueda hacer cargo de los canes, que los pueda cuidar como se debe. Se los ve bastante sanos", dice la docente. Ella también fue víctima de la agresión de los perros. "No me podía bajar del auto porque uno se me puso en la puerta y no dejaba de ladrar, intimidante", recuerda.

La semana pasada, una colega suya tuvo que correr para poder ingresar al pabellón 2 porque los perros la perseguían incansablemente.

La FCEyN, a través del secretario de Hábitat, Omar Metallo, realizó varios reclamos por distintos medios. "Llamé al 147 (porque en la página oficial para cargar denuncias no hay un ítem para eso) y al 911, pero sólo me dijeron que me iban a mandar un patrullero. También intenté comunicarme con zoonosis y si bien ahora no me contestaron, porque puede ser por la cuestión de la pandemia. El año pasado me dijeron que no tenían perrera municipal", enumera Metallo a este diario.

Para Metallo, los animales están famélicos porque, al no haber la cantidad de gente que, antes de la pandemia, solía transitar por Ciudad Universitaria, nadie los alimenta. El ingeniero asegura que hubo gente herida: "Al menos cinco personas fueron mordidas", cuenta y detalla que tuvieron que ser atendidas en el Instituto Pasteur para aplicarse la vacuna antirrábica o bien con raspones provocados por los canes.

LA NACION consultó a distintos organismos de la Ciudad al respecto de la problemática que ocurre en Ciudad Universitaria desde hace un tiempo, pero no recibió respuesta.