Preocupa saturación de hospitales en NL

·5  min de lectura

MONTERREY, NL., diciembre 29 (EL UNIVERSAL).- La Secretaría Estatal de Salud, así como directores de hospitales públicos y privados de la entidad, advirtieron que el sector hospitalario está al límite de su capacidad, pues hay centros médicos como el Hospital Metropolitano del gobierno estatal, donde algunos enfermos están siendo atendidos en sillas porque todas las camas están ocupadas.

Avizoraron una situación muy crítica para el mes de enero, si durante las celebraciones de año nuevo, la población observa la misma actitud que tuvo en las fiestas navideñas, cuando hubo mucha movilidad y la gente no cuidó las medidas de seguridad sanitaria, lo que ha ocasionado el actual repunte en contagios, decesos y hospitalizaciones.

Manuel de la O Cavazos, secretario de Salud, dijo que para hacer frente a la saturación que hay en el Hospital Metropolitano, que con 228 camas "es el más grande del país, exclusivo para pacientes covid", los enfermos no graves serán llevados a los hospitales de Montemorelos, Juárez y Sabinas Hidalgo (esos dos últimos atendidos por la Sedena), a fin de que el Metropolitano atienda a puros pacientes de terapia intensiva.

El funcionario recalcó que, de no frenarse el crecimiento en las hospitalizaciones, Nuevo León sufrirá una crisis sanitaria muy grave, aunada a la crisis económica que ya sufre el estado. Citó que, de un día para otro, hubo un aumento de cien hospitalizaciones "porque la sociedad le ha perdido el miedo al virus".

Expresó que las mil 950 vacunas de Pfizer, que el gobierno federal envió el lunes al estado, y hoy mismo deberán aplicarse en su totalidad al personal médico que trabaja en la primera línea de atención a pacientes de coronavirus, no son la solución de la pandemia, sino apenas una lucecita al final del túnel.

"Son una pizca, no es nada", ya que 70 mil personas trabajan en el sector salud, y se requieren cuatro millones de dosis para vacunar al 80 por ciento de la población estatal, dijo De la O.

Durante la rueda de prensa de actualización diaria sobre la pandemia de covid-19, el funcionario recalcó que los hospitales de Nuevo León están casi llenos, y mientras anoche observó gran congestionamiento vial en las avenidas y mucha movilidad en la ciudad, "como si nada pasara", hoy por la mañana recibió múltiples llamadas de gente que gestionaba camas para algún familiar.

"Hoy el Hospital Metropolitano, el más grande de país con 228 camas, está lleno; pero tenemos 258 pacientes, 30 más están siendo atendidos en sillas". Dirigiéndose a la comunidad, expresó, "no tenemos un policía para cuidar que no salgan de su casa, ni podemos estar cerrando empresas porque se generará un serio problema económico, es responsabilidad de ustedes cuidarse", puntualizó.

A quienes preparan la celebración de año nuevo, los conminó a reunirse sólo con los familiares que viven en casa, porque la ocupación hospitalaria en la entidad es la más alta de toda la pandemia, y si no frenamos los contagios, "vamos a tener una situación muy crítica como nunca habíamos vivido en el estado".

Destacó que el problema no es sólo habilitar más camas y lugares donde colocarlas, ya que se requieren aparatos para proporcionar oxígeno, cánulas de alto flujo, bombas de infusión, estudios de laboratorio, radiografías, medicamentos para sedar o relajar y para los síntomas del covid, además de alimentos. También se requiere contratar más personal, señaló.

Horacio Garza Ghio, director general del sistema Christus Muguerza, comentó a su vez que en julio se vivió el primer gran pico de transmisión comunitaria; pero entonces había reservas, "hoy es otro panorama, los hospitales están totalmente saturados".

Mencionó que los cuatro hospitales Christus Muguerza de la entidad, que son híbridos, para atender pacientes generales y enfermos de Covid, no obstante que han duplicado y hasta triplicado su capacidad para pacientes de terapia intensiva, todos están al cien por ciento, y el panorama es más desalentador del que había en julio, cuando se presentó el anterior pico de la pandemia.

Por eso, señaló, hoy la prioridad es preguntarse cómo evitar ocupar más camas, y la respuesta es sencilla, usar las recomendaciones que todo mundo conoce: usar antibacterial, cubrebocas, y no participar en concentraciones humanas, medidas que tendrían un costo estimado en cien pesos, y que, de no acatar, en caso de contraer coronavirus alcanzarían cientos de miles o millones de pesos.

Karla López, representante del IMSS, comentó que los nueve hospitales de atención Covid que tiene el Instituto en el estado, cuentan con mil 179 camas, de las cuales hoy están ocupadas, 792, casi el 70 por ciento, observándose un crecimiento de diez por ciento en una semana.

Declaró que, si se llegase a ocupar el total de camas, sólo podrían incrementarse un diez por ciento más con medidas de reconversión, pero sería necesario contratar 29 personas para atender a 24 pacientes por turno.

En tanto, Guillermo Torre Amione, director del Tec Salud, tras llamar a la población a evitar un desastre, disminuyendo la movilidad, señaló que el hospital está completamente lleno en su área de terapia intensiva con más de 50 pacientes, doce en emergencia, y adicionalmente entre 30 y 40 con dispositivos de alto flujo para evitar intubaciones.

Guadalupe Garza, representante del Issste, dijo que dicha institución que atiende a más de 300 mil derechohabientes en el estado, pasa por una situación de apremio, ya que del viernes a este martes la ocupación pasó del 50 al 75 por ciento y la Unidad de Urgencias que tiene capacidad para doce pacientes hoy tiene 16 y esto no está nada bien.

Marco Ponce, de Oca Doctors, declaró que durante las últimas tres semanas hubo alza en la ocupación de camas porque la población no acata las medidas que dictan las autoridades, y covid-19 es una enfermedad "voluntaria", porque la gente ya sabe cómo no contraer el virus.