Preocupa estado de conservación de las aves marinas en España

Madrid, 30 Abr (Notimex).- BirdLife International revisó el estado de conservación de algunas especies de aves de mayor trascendencia en Europa, entre ellas tres especies de aves marinas de presencia regular en España: las pardelas balear (Puffinus mauretanicus) y mediterránea (P. yelkouan), y la gaviota de Audouin (Larus audouinii).

Las dos primeras continuan amenazadas, la tercera se incorpora a la lista de aves amenazadas a nivel global siguiendo los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

El proceso de revisión muestra un preocupante declive de estas tres especies, y al mismo tiempo pone de manifiesto la escasez de datos en algunos casos, que impiden una evaluación adecuada.

“Contar con programas de seguimiento exhaustivos y bien coordinados es esencial para entender la evolución de las poblaciones de aves, y en el caso de las marinas la situación dista mucho de ser ideal”, comentó Pep Arcos, coordinador del Programa Marino de SEO/BirdLife.

Seo BirdLife comunicó que la pardela balear se revalida como la especie de ave más amenazada de Europa, al clasificarse como “en peligro crítico”. Pese a la ausencia de un censo exhaustivo en las colonias, se sabe que poco a poco disminuye la población reproductora, y ha desaparecido ya de algunos enclaves. Los modelos demográficos predicen la extinción de la especie en menos de 60 años, si nada cambia.

Por su parte, la gaviota de Audouin, antaño considerada una de las gaviotas más raras del planeta, pasó a considerarse como de “preocupación menor” tras el notable incremento poblacional que experimentó entre los años 1980 y 2000, especialmente tras la colonización del delta del Ebro.

Sin embargo, en años recientes la colonia del delta disminuyó drásticamente, principalmente a causa de la entrada de depredadores terrestres, pasando de más de 15 mil parejas en 2006 a menos de dos mil en la actualidad. Y pese a la ocupación de nuevas zonas, la población conocida habría caído en más de un tercio en la última década, lo que justifica su reclasificación como “vulnerable”.

La otra especie de pardela revisada, la mediterránea, se encuentra en una situación muy parecida a la de la balear, con la diferencia de que sus poblaciones reproductoras son mayores y se distribuyen por todo el Mediterráneo. La información sobre la especie es aún más fragmentada, pero los problemas principales parecen ser los mismos: depredación en colonias y capturas accidentales en el mar.

“Una gran diversidad requiere también de una gran responsabilidad”, indicó Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife.

España ha sido un referente internacional en procesos de conservación marina, como la identificación de Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad, pero aún tiene muchos deberes, y mantener un buen termómetro es uno de los más importantes; solo con programas de seguimiento ambiciosos, el timón de la conservación podrá mantener el rumbo adecuado, añadió.

-Fin de nota-

NTX/MRG/MRG