Preocupa conservación de ahuehuete en la Ciudad de México; aseguran que está “en proceso de adaptación”

·3  min de lectura

Hace nueve días, la Sedema (Secretaría del Medio Ambiente) de la Ciudad de México plantó un ahuehuete en la otrora Glorieta de la Palma, esto ocurrió luego de que la palmera de 100 años de antigüedad que se imponía sobre la vialidad, se marchitara por la infección de un hongo.

Las autoridades de la capital revelaron que, luego de varios análisis de laboratorio, descubrieron “la presencia de un tipo de hongo que genera una afectación conocida como ‘la pudrición rosada de la palma’. Este hongo, entre otras cosas, causa un taponamiento que impide que el agua circule a lo largo del tronco”.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, convocó a una consulta ciudadana y preguntó a los capitalinos cuál sería el nuevo árbol que sería colocado en esa glorieta. Con un total de 77.845 votos a favor, la gente decidió reemplazar la palmera con un ahuehuete.

Los residentes de la capital también votaron por reemplazar a la palma con una palma canaria (71.293 votos), jacaranda (24.237 votos), ceiba (11.083 votos), árbol de la manita (9.209 votos), fresno (5.718 votos) y sicomoro mexicano (1.973 votos).

El ahuehuete que plantaron las autoridades de la capital tiene 20 años de vida y, según especialistas, un ejemplar como este podría vivir más de 500 años. El también conocido “sabino” o “ciprés Moctezuma” es un árbol típico mexicano, popular por su belleza, tamaño y longevidad.

¿Ahuehuete en peligro?

Recientemente, el Gobierno de la Ciudad de México se involucró en una polémica, debido a que el ahuehuete que plantaron hace nueve días, tiene un aspecto distinto al original, pues a decir de los internautas está “seco”, “de color amarillento” y “sin hojas”. Los más críticos sugirieron que el ejemplar “define a la actual administración”, refiriéndose a Sheinbaum y al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Por su parte, partidos políticos de oposición instaron al Gobierno de la capital del país a que el cuidado y conservación del ejemplar esté a cargo de especialistas del Instituto de Biología de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México).

Algunos expertos creen que la administración estatal no analizó los riesgos de instalar un ahuehuete en la avenida Paseo de la Reforma, ya que no han hecho públicos los estudios de niveles de humedad y tipo de suelo que garanticen la vida y permanencia del árbol.

Ante las críticas, la Sedema detalló que se encuentra en “proceso de adaptación” y, como resultado del trasplante, perderá entre el 30 y 40 por ciento de su follaje. Asimismo, el ahuehuete se encuentra en observación, luego de que el pasado 7 de junio, un automovilista se impactara contra uno de los tensores que mantenían de pie al ejemplar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.