La Prensa de Nicaragua se reduce al mínimo para "garantizar la supervivencia"

·2  min de lectura

Managua, 16 sep (EFE).- El diario La Prensa, el más antiguo e influyente de Nicaragua, anunció este jueves la reducción de su personal al mínimo posible, para “garantizar la supervivencia”, 33 días después de que la Policía Nacional allanó y ocupó sus instalaciones, a la vez que arrestó a su gerente general, Juan Lorenzo Holmann Chamorro.

El periódico, crítico hacia el Gobierno del presidente Daniel Ortega, informó en su portal que la situación lo “obligó a tomar la dolorosa decisión para operar solo en la cantidad suficiente para continuar informando desde nuestro sitio web y garantizar la supervivencia de la empresa en medio de un ambiente hostil que nos ha impuesto la dictadura”.

La Policía Nacional allanó La Prensa el 13 de agosto pasado, para investigar una supuesta defraudación aduanera, lavado de dinero, bienes y activos, un día después de que el diario anunció la suspensión de su edición impresa debido a que el Gobierno, a través de la Dirección General de Servicios Aduaneros, mantiene retenido su papel.

“Nuestras instalaciones, donde operan la rotativa, la imprenta comercial, la redacción y las oficinas administrativas de Editorial La Prensa, permanecen tomadas, y no hay señales de que la dictadura tenga ánimos de regresarlas a sus legítimos dueños, nuestro gerente general permanece detenido y más bien ha sido acusado absurdamente por el delito de ‘lavado de dinero’ y las cuentas de la empresa han sido congeladas”, detalló el diario.

El gerente de La Prensa, arrestado la madrugada del 12 de agosto pasado, fue acusado por la Fiscalía el pasado día 11 por el delito de “lavado de dinero, bienes y activos, en perjuicio del Estado de Nicaragua y la sociedad nicaragüense”.

La Junta Directiva del periódico garantizó que los empleados despedidos recibirán sus prestaciones de ley, aunque no informó la cantidad de personas que han quedado desempleadas.

Algunos de los trabajadores afectados confirmaron haber recibido sus cartas de despido, en las que La Prensa explicó que la decisión fue tomada como consecuencia de las acciones gubernamentales contra la empresa.

La crisis del diario se da en medio de lo que algunos organismos, como el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, han considerado una “ola represiva contra periodistas y medios de comunicación independientes”, a menos de dos meses de las elecciones generales en las que Ortega busca una nueva reelección.

“Hace 42 años titulamos ‘Los enterrados fueron ellos’, cuando el somocismo intentó acabar con La Prensa asesinando a nuestro director mártir, Pedro Joaquín Chamorro Cardenal. Hoy, esta otra despiadada dictadura, una vez más intenta destruirnos, pero como ya sucedió con la dictadura somocista hace más de 40 años y con la primera dictadura sandinista hace 30 años, La Prensa prevalecerá para narrar la caída del orteguismo”, concluyó el periódico.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.