La premier peruana rechaza expresiones de la presidenta madrileña sobre los comicios

·3  min de lectura

Lima, 18 jul (EFE).- La presidenta del Consejo de Ministros de Perú, Violeta Bermúdez, rechazó este domingo las declaraciones de la presidenta regional de Madrid, Isabel Días Ayuso, que esta semana afirmó que en los comicios presidenciales peruanos habían votado "44.000 muertos".

"Las expresiones de esta señora (Ayuso) no tienen nada que ver con la realidad", espetó en declaraciones a la emisora RPP Bermúdez, quien agregó que tanto la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) como el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) "han desmentido esa información de la participación de personas fallecidas".

La premier lamentó que se desinforme sobre las elecciones que celebró el país suramericano el pasado 6 de junio y que, según el escrutinio completo, venció el candidato izquierdista Pedro Castillo, quien se impuso por la mínima a la derechista Keiko Fujimori.

Cuestionó, además, que se pongan en duda las "instituciones constitucionalmente autónomas" del Perú y recordó que el proceso electoral fue supervisado "no solamente por organismos nacionales sino también por organismos internacionales de reconocido prestigio".

En esa línea, Bermúdez hizo un llamado a la comunidad nacional e internacional a considerar los informes de organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea, que expresaron su confianza en el sistema electoral peruano y reconocieron que los comicios se celebraron "de manera libre y democrática".

POLÉMICAS DECLARACIONES

Las afirmaciones de Ayuso tuvieron lugar el último jueves durante un debate en la Asamblea de Madrid (parlamento regional), cuando la presidenta, que además es líder del conservador Partido Popular (PP), se dirigía a la líder de la oposición, Mónica García, del partido de izquierda Más Madrid.

"En Perú votaron 44.000 muertos, en Cuba siguen machacando al pueblo en sus calles, en Venezuela se está produciendo el mayor éxodo de la historia con más de 4 millones de personas. Esas personas después vienen huyendo de la miseria que ustedes generan cuando gobiernan", expresó Ayuso.

Al día siguiente, el embajador de Perú en España, Claudio de la Puente, envió una carta a la presidenta madrileña en la que rechazaba estas expresiones y le recordaba que "más de una docena de misiones de observación electoral" felicitaron al pueblo peruano "por haber acudido a las urnas para expresar su voluntad de manera pacífica y democrática".

"Mi país ha demostrado en su ejecutoria nacional e internacional un indeclinable compromiso con los valores y principios de la democracia y el Estado de Derecho", afirmó el diplomático en su misiva.

Por ello, invitó a Ayuso a "meditar detenidamente" las referencia "inexactas" a países amigos y tan cercanos a España como Perú, "en debates de política interna".

También se manifestó la ONPE, que a través de su cuenta oficial de Twitter exhortó a la presidenta madrileña a "no difundir noticias falsas".

"Esta denuncia la desmentimos a comienzos de junio. Además, esto ha sido validado por observadores nacionales e internacionales", indicó el órgano electoral peruano.

A LA ESPERA DE LA PROCLAMACIÓN

Transcurrido más de un mes de la segunda vuelta presidencial, Perú se encuentra hora en la etapa final del polarizado proceso electoral, a la espera de que el JNE, el órgano supremo electoral peruano, revise las últimas impugnaciones presentadas por el partido fujimorista Fuerza Popular y proclame al vencedor del ajustado balotaje.

El retraso en la proclamación de quien tomará las riendas del país a partir del próximo 28 de julio, cuando concluirá el régimen de transición de Francisco Sagasti, se explica por las maniobras legales del movimiento fujimorista en su intento de revertir los resultados y evitar un tercera derrota consecutiva de la candidata derechista en unas presidenciales.

Fujimori alega, desde el día siguiente a los comicios, que fue víctima de un "fraude sistemático", del que no ha presentado pruebas fehacientes, y pidió la anulación de actas con unos 200.000 votos de zonas rurales, donde su rival obtuvo una votación abrumadora.

Todas estas reclamaciones fueron rechazadas en primera instancia por los jurados electorales regionales y luego pasaron al JNE, que en última instancia culminó esta semana el proceso de publicación de las resoluciones que declaran improcedentes las apelaciones.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.