Premier húngaro alerta sobre riesgos para el país

PABLO GORONDI
El primer ministro húngaro Viktor Orban pronuncia su discurso anual “Estado de Hungría” en la sala de conferencias Varkert Bazaar en Budapest, Hungría, el domingo 16 de febrero de 2020. (Zsolt Szigetvary/MTI vía AP)

BUDAPEST, Hungría (AP) — El primer ministro Viktor Orban declaró el domingo que la pasada década fue la más exitosa de Hungría en el último siglo, pero también advirtió que el país enfrenta riesgos por la crisis climática, el continuo decrecer de la población y las “amenazas siniestras que se acumulan sobre la economía europea”.

Durante su discurso anual acerca del estado de la nación ante un ferviente grupo de simpatizantes y aliados políticos, Orban criticó de nuevo a presuntos rivales como el liderazgo de la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el filántropo multimillonario George Soros, de nacionalidad húngara y estadounidense.

Orban, quien regresó al poder en 2010 cuando Hungría todavía estaba bajo el efecto de un rescate financiero internacional, dijo que su gobierno rechazó las exigencias de más austeridad y se libró de los préstamos encabezados por el FMI, lo cual le permitió tener más libertad en sus políticas económicas.

“Si hubiéramos seguido su consejo, entonces Hungría yacería ahora en un pabellón hospitalario con tubos de deuda del FMI y Bruselas saliendo de cada extremidad y el grifo de la deuda estaría en manos de George Soros”, dijo Orban.

El premier señaló que, aunque el crecimiento económico de Hungría de 4,9% superó por mucho el promedio europeo, el país aún está muy vinculado con el desempeño económico de Europa, ya que el 85% de las exportaciones húngaras están destinadas a otros países del continente.

“Así que su problema también es nuestro problema”, afirmó Orban. “La única pregunta es hasta qué grado también será nuestro problema”.

“La economía europea, sobre todo la de la eurozona, simplemente se paralizó”, agregó, y dijo que el crecimiento económico en el continente en 2020 será “cuando mucho, microscópico”.

Con relación a la caída demográfica, Orban dijo que, aunque los incentivos económicos del gobierno para las parejas casadas y las familias numerosas han ayudado a frenar el descenso, se requieren más medidas.

La cantidad de matrimonios ha aumentado y han disminuido los divorcios y los abortos, pero “la mala noticia es que el decrecimiento poblacional no se detuvo”, señaló Orban. “El húngaro sigue siendo una especie en peligro de extinción”.

Orban también anunció políticas para ayudar al medio ambiente, incluyendo un aumento del 27% en las áreas boscosas, medidas para prohibir los empaques de plástico de un solo uso y planes para incentivar el uso de autos eléctricos. También dijo que todos los autobuses nuevos en el transporte público a partir del 2022 tendrán que ser eléctricos.