Los precios de la soja y del maíz cayeron más del 6% en la Bolsa de Chicago

·6  min de lectura
Con sus ventas, los fondos de inversión condujeron al mercado a la baja
Con sus ventas, los fondos de inversión condujeron al mercado a la baja

Luego de subir más del 10% durante la semana pasada, los precios de la soja y del maíz cayeron hoy un 6,2 y un 6,8 por ciento en la Bolsa de Chicago, donde los fondos de inversión generaron una ola de venta de contratos por las lluvias que cayeron sobre el norte de las grandes planicies estadounidenses y por los pronósticos que auguran nuevas lluvias sobre las principales regiones productoras de granos gruesos durante los próximos días que, de concretarse, mejorarían la condición de los cultivos, que atraviesan etapas reproductivas relevantes para la formación de los rindes.

Al cierre de la rueda, las pizarras reflejaron quitas de US$32,70 y de 34,53 sobre los contratos agosto y noviembre de la soja, cuyos ajustes resultaron de 493,93 y de 479,51 dólares por tonelada. Según reportes privados, los fondos liquidaron unos 18.000 contratos, equivalentes a poco más de 2,4 millones de toneladas.

En el caso del maíz, las quitas fueron de US$15,75 –el máximo permitido para una rueda– sobre las posiciones septiembre y diciembre, que terminaron la rueda con ajustes de 217,31 y de 212,49 dólares por tonelada. En este mercado los especuladores liquidaron unos 40.000 contratos, equivalentes a poco más de 5 millones de toneladas del cereal.

En la lógica de los administradores de los grandes fondos de inversión, las lluvias previstas para el medio oeste son sinónimo de rindes en alza y de mayor producción de granos, por eso optaron por liquidar contratos y retirar las ganancias logradas en las ruedas precedentes. Y en ese movimiento de salida de dinero, el mercado perforó limites técnicos que dispararon órdenes de ventas automáticas que exacerbaron la tendencia bajista de los precios.

A las lluvias registradas sobre Dakota del Sur y sobre áreas de Dakota del Norte y de Minnesota, los pronósticos para los próximos días auguran chances de nuevas precipitaciones sobre esos Estados y sobre Iowa. Este bloque conformaba la zona con mayores restricciones de humedad y con cultivos en peores condiciones. Un aporte hídrico como el que plantea los reportes del tiempo para el corto plazo serviría para detener la desmejora de las plantas y para reponer el equilibrio de los suelos.

Pero para los especuladores no todo es clima y granos. La liquidación de contratos también fue parte de su apuesta a un cambio en las políticas económicas y financieras de la Reserva Federal de Estados Unidos, que ya anunció que irá dejando atrás los programas de estímulo a la economía propios del tiempo de pandemia y que podría elevar las tasas del interés. De eso dio cuenta hoy la suba del valor del dólar frente a una canasta de monedas. Y ese movimiento también fue negativo para los precios de las materias primas exportables estadounidenses, dado que les quita competitividad.

Advierten que la falta de conectividad puede ser una limitante para la agricultura digital

Los especialistas auguran más volatilidad para los precios de la soja y del maíz en las próximas semanas, porque los cultivos comienza a definir el potencial de rinde –primero el cereal y después la oleaginosa– y lo que suceda con el clima condicionará el balance entre la oferta y la demanda. Además, al juego de los especuladores se suma la grieta entre pronósticos, dado que el modelo predictivo europeo resulta generoso en lluvias sobre todo el medio oeste para los próximos días, mientras que los modelos estadounidenses son menos optimistas en cuanto a los aportes de humedad, particularmente sobre el oeste y sobre el norte de la zona núcleo para la producción de granos gruesos.

Para el trigo la rueda también fue negativa hoy en el mercado estadounidense. La posición septiembre del cereal en Chicago y en Kansas perdió US$9,82 y 13,05, en tanto que su ajuste fue de 230,02 y de 214,49 dólares por tonelada, respectivamente. En este caso, además de quedar incluido en la ola de venta de los especuladores, el principal fundamento bajista fue el progreso de la cosecha de las variedades de invierno, tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea y en la zona del Mar Negro.

Estado de los cultivos

Luego del cierre de los mercados el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) redujo del 60 al 59% la proporción de soja en estado bueno/excelente y alejó el dato del 71% vigente a igual fecha de 2020. Además, el organismo relevó en floración y en formado de vaina el 29 y el 3 por ciento de las plantas, respectivamente.

En cuanto al maíz, el USDA mantuvo en estado bueno/excelente el 64% de las plantas, todavía abajo del 71% del año pasado. Añadió que 10% ya fue polinizado.

La cosecha de trigos de invierno fue relevada por el USDA sobre el 45% de la superficie apta, por detrás del 54% de 2020 para el mismo momento y del 53% promedio de las últimas cuatro campañas. Acerca de la condición de las plantas, el 47% presenta un estado bueno/excelente, abajo del 48% de la semana anterior y del 51% del año pasado.

Producto de la falta de humedad que padecieron los cultivos, el USDA reportó hoy una nueva desmejora del estado del trigo de primavera que se cultiva en el norte de las grandes planicies. Esta vez el ajuste fue del 20 al 16%, una merma que agrandó la brecha respecto del 70% vigente un año atrás.

Mercado local

En la plaza doméstica, donde el volumen de negocios fue muy bajo, las fábricas ofrecieron 315 dólares por tonelada de soja con entrega inmediata sobre el Gran Rosario, 10 dólares menos que ayer. En los puertos del sur la retracción de las propuestas de los exportadores fue de 320 a 313 dólares para Bahía Blanca y de 320 a 310 dólares para Necochea.

Las pizarras del Matba Rofex reflejaron bajas de US$9,50 y de 10 sobre los contratos julio y noviembre de la soja, cuyos ajustes fueron de 318,50 y de 325,20 dólares por tonelada.

En el mercado de maíz local los exportadores redujeron sus propuestas de 205 a 195 dólares por tonelada para los puertos de Bahía Blanca y de Necochea, mientras que para el Gran Rosario el ajuste fue de 185 a 180 dólares por tonelada.

Los contratos julio y septiembre del maíz en el Matba Rofex perdieron US$6,40 y 6,50, en tanto que sus ajustes fueron de 185 y de 192,50 dólares por tonelada.

Las ofertas de los exportadores por el trigo de la nueva cosecha descendieron de 195 a 190 dólares por tonelada para el Gran Rosario, para Bahía Blanca y para Necochea.

En el Matba Rofex las posiciones julio y diciembre del trigo resignaron US$2,80 y 2,10, al terminar la rueda con ajustes de 206,20 y de 192,50 dólares por tonelada.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.