Los precios al consumidor en EE.UU. suben un 6,2 por ciento en octubre, la mayor tasa de inflación en 30 años

·4  min de lectura

Los precios al consumidor en EE.UU. subieron un 6,2 por ciento en octubre en comparación con el año anterior, debido al aumento del precio de los alimentos, la gasolina y la vivienda.

Los estadounidenses no habían visto una tasa de inflación tan alta en 30 años, desde diciembre de 1990, cuando George HW Bush era presidente y Estados Unidos se preparaba para su primera guerra en el Golfo contra Irak.

El aumento interanual del índice de precios al consumidor superó el alza del 5,4 por ciento de septiembre, según informó el miércoles el Departamento de Trabajo. La estimación de Dow Jones para octubre era del 5,9 por ciento.

De septiembre a octubre, los precios subieron un 0,9 por ciento, el mayor incremento intermensual desde junio, ya que el país sigue luchando contra los problemas de la cadena de suministro tras la pandemia y la escasez de mano de obra.

Si se excluyen los precios volátiles de los alimentos y la energía, la inflación subyacente anual fue del 4,6 por ciento, la más alta desde agosto de 1991.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, y la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, sostienen que la actual alza de precios es temporal y está relacionada con los problemas específicos de la pandemia de covid-19. Los responsables políticos admiten que la inflación es más persistente de lo que esperaban, pero creen que las condiciones volverán a la normalidad durante el próximo año.

Se intensifican los llamamientos para que la Reserva Federal acelere sus deliberaciones sobre la rapidez con la que debe retirar sus esfuerzos para impulsar la economía y ayudar a aliviar la presión inflacionaria, a medida que los efectos negativos de la pandemia se alejan.

Cualquier alivio de la presión inflacionaria no puede llegar lo suficientemente pronto para el gobierno de Biden y los demócratas del Congreso. Están teniendo que lidiar con el dolor de cabeza político que la inflación ha causado al erosionar las ganancias, por lo demás fuertes, de los sueldos y salarios que han llegado a los trabajadores de Estados Unidos en los últimos meses.

Las ganancias de empleo y los aumentos salariales han sido mucho más saludables durante la recuperación de la pandemia de lo que fueron después de la Gran Recesión de hace poco más de una década; en contraste con ese período, según la mayoría de las medidas, la economía estadounidense se ha recuperado con notable rapidez.

Sin embargo, la aceleración de la inflación está disminuyendo la confianza de los estadounidenses, según las encuestas. El presidente Joe Biden hizo una declaración el miércoles, reconociendo el problema.

“La inflación perjudica a los bolsillos de los estadounidenses, y revertir esta tendencia es una de mis principales prioridades”, dijo. “La mayor parte del aumento de los precios en este reporte se debe al aumento de los costos de la energía - y en los pocos días desde que se recabaron los datos para este reporte, el precio del gas natural ha bajado.”

Biden dijo que ha dado instrucciones al Consejo Económico Nacional para que busque medios para intentar reducir aún más estos precios, y ha pedido a la Comisión Federal de Comercio que tome medidas contra cualquier manipulación del mercado o contra los precios abusivos en este sector.

Y añadió: “Otras alzas de precios reflejan la lucha continua por restablecer el buen funcionamiento de la economía en la reanudación: Hoy viajo a Baltimore para poner de relieve cómo mi proyecto de ley de infraestructuras rebajará estos costes, reducirá estos cuellos de botella y hará que los bienes estén más disponibles y sean menos costosos. Y quiero volver a insistir en mi compromiso con la independencia de la Reserva Federal para monitorear la inflación y tomar las medidas necesarias para combatirla”.

Biden reiteró que 17 premios Nobel de Economía han afirmado que su plan Build Back Better aliviará la presión inflacionista y pidió al Congreso que lo apruebe.

El presidente también destacó algunas de las mejores noticias económicas, como que el empleo está aumentando rápidamente.

“Llevamos seis semanas consecutivas de descenso en las nuevas solicitudes de desempleo. El número de trabajadores que pierden su empleo está en el nivel más bajo desde que comenzó la pandemia”, dijo.

Las solicitudes iniciales de prestaciones por desempleo bajaron a 267.000, un nuevo mínimo en la era de la pandemia, 4.000 menos que la semana anterior. El número total de beneficiarios de todos los programas descendió en 107.095, hasta los 2,56 millones, frente a los 21,7 millones de hace un año.

“Las solicitudes de subsidio de desempleo han bajado un 70 por ciento desde que asumí el cargo. El desempleo ha descendido en lo que va de año al ritmo más rápido desde la década de 1950. Es una recuperación del empleo que se ha producido años más rápido que tras la Gran Recesión de 2008.”

Concluyó: “Estamos avanzando en nuestra recuperación. El empleo ha aumentado, los salarios han subido, el valor de las viviendas ha aumentado, la deuda personal ha disminuido y el desempleo ha bajado. Tenemos más trabajo que hacer, pero no hay duda de que la economía sigue recuperándose y está en mucha mejor forma hoy que hace un año.”

Relacionados

Aumenta 8,6% la inflación en ventas al por mayor en EEUU

CEO de Twitter, Jack Dorsey, advierte que hiperinflación llegará a EE.UU. ‘pronto’

FMI advierte que pandemia e inflación amenazan recuperación

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.