La próxima generación de activistas que lidera la lucha por los derechos LGBT

·10  min de lectura

La última semana de Zander Moricz en la preparatoria fue de las “más miserables, aterradoras y perturbadoras” de su vida, que lo llevó a decir un discurso de graduación que se sentía como “un dolor de estómago permanente” para el que prepararse.

El primer presidente de la clase abiertamente gay de la Preparatoria Pine View en Osprey, Florida, dijo que los administradores de la escuela le advirtieron que no hablara sobre su activismo, o siquiera que usara la palabra “gay”, tras un año en que la organización de otros estudiantes y activistas contra la discriminación LGBT+ y la ley estatal llamada “Don’t Say Gay” han sido fundamentales para su experiencia en la preparatoria.

Moricz finalmente pronunció su discurso sin decir la palabra, usando su “cabello rizado” como eufemismo, pero sus comentarios destacaron los escalofriantes efectos de una ley que sus oponentes han advertido que está tratando de borrar a los estudiantes como él de las escuelas.

“Pasé mañana y noche avergonzado de que trataran de enderezar esta parte de lo que soy, pero el daño diario de tratar de peinarme a mí mismo se volvió demasiado para soportarlo”, dijo al comenzar su discurso el mes pasado. “Así que, aunque tener cabello rizado en Florida es difícil debido a la ‘humedad’, decidí enorgullecerme de quien soy y comencé a venir a la escuela como mi auténtico yo”.

“Mi carrera en la preparatoria ha sido una lucha”, declaró a The Independent tras su discurso. “Elegí que lo fuera, y no me arrepiento de que lo fuera, pero fue una lucha de cuatro años”.

No es la primera vez que se ha enfrentado al escrutinio o a las amenazas de parte de los administradores por su activismo: cuando organizó una huelga en el campus para protestar contra el proyecto de ley “Derechos de los padres en la educación”, cuyos oponentes han apodado “Don’t Say Gay”, el personal arrancó de las paredes de la escuela los carteles que promocionaban la manifestación y le ordenaron que la cancelara, contó.

“Dijeron que enviarían a la seguridad de la escuela si no hacía caso”, mencionó en ese momento. “Hice la huelga de todos modos, y se convirtió en la protesta más grande de nuestro condado. No voy a ceder ante amenazas y no seré silenciado”.

La llamada ley “Don’t Say Gay” prohíbe la “instrucción en el aula” sobre orientación sexual e identidad de género, lo que hace que sus oponentes teman que censuren cómo los estudiantes aprenden sobre las personas, historia y eventos LGBT+ o sus familias, o ellos mismos, y cómo las preguntas que hacen los alumnos en torno a cualquiera de esos temas pueden ser respondidas sin enfrentar la posibilidad de una demanda por violaciones percibidas.

Según activistas como Moricz, la adopción de la ley (a seis años de la masacre del club nocturno Pulse en Florida, el ataque más letal contra las personas LGBT+ en la historia estadounidense) refleja el fracaso del estado para defender a la juventud LGBT+, al tiempo que socava su seguridad en los lugares donde pasan la mayor parte de sus años.

Una nueva generación de activistas LGBT+ en Florida y en todo Estados Unidos está ahora enfrentándose a administraciones escolares y legislaturas estatales hostiles, mientras luchan por sus compañeros y compañeras y los espacios seguros que han creado.

En su segundo año, Moricz creo la Iniciativa por la Educación y Equidad Social, que comenzó como un club estudiantil en el campus y luego se convirtió en una organización nacional tras “crecer rápidamente” con campañas de peticiones, hablando en reuniones de la junta escolar, redactando recomendaciones para reformas políticas y campañas de registro de votantes.

También es el demandante más joven en una demanda federal contra la ley, alegando que la legislación es un “intento ilegal de estigmatizar, silenciar y borrar a las personas LGBTQ de las escuelas públicas de Florida”.

“Quiero asegurarme de que la gente entienda que esto no se trata solo sobre Florida y la ley Don’t Say Gay”, explicó Moricz a The Independent. “Lo que las personas que no son necesariamente estudiantes tal vez no ven y necesitan entender ... es que el punto de esta legislación es tomar el único espacio al que todos los niños tienen acceso garantizado y volverlo hostil para ciertos grupos de estudiantes, de forma que estos estudiantes tengan que escoger entre ‘no voy a salir del clóset’ o ‘voy a salir del clóset en en entorno que ya no es seguro’. Las opciones son el peligro o nada. Así que lo que vamos a tener son niños y niñas que eligen nada”.

The Independent ha pedido al sistema escolar del condado de Sarasota que haga comentarios.

El primer grupo de derechos estudiantiles LGBT+ en Estados Unidos probablemente surgió de una preparatoria del Bronx a principios de la década de los setenta, tras los levantamientos por Stonewall, en Nueva York; los estudiantes escribieron un panfleto con sus demandas, señalando que “el actual desequilibrio de los derechos civiles estudiantiles es político” y que “para terminar este abuso discriminatorio, la organización política se vuelve obligatoria”.

“Tenemos nuestro futuro en nuestras propias manos ... para ser respetados como cualquier otro ser humano, y caminar y vivir orgullosamente en las comunidades en las que trabajamos y jugamos”, decía el panfleto, cuyas declaraciones replicarían las generaciones de activistas en los años por venir.

Décadas más tarde, los legisladores republicanos de varios estados han propuesto medidas como la promulgada por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, formando una campaña sin precedentes de proyectos de ley a nivel estatal que afectan a la juventud LGBT+, principalmente enfocados en el discurso en el aula y la juventud trans.

La retórica anti-gay que apoya la legislación “Don’t Say Gay” es triste e íntimamente familiar para muchas personas jóvenes queer; el debate más reciente a generado una ola de abusos en internet y fuera de él que caracterizan a la oposición a la llamada agenda “antigrooming” del Partido Republicano como “propedófila”, abuso que ataca a las personas LGBT+ y es legitimado por la legislación.

Dos tercios de la juventud LGBT+ han reportado impactos negativos en su salud mental en torno a dicha legislación, según un informe del grupo de activismo LGBT+ e intervención en crisis The Trevor Project.

Un informe del 2021 de la organización encontró que la juventud LGBT+ tiene cuatro veces más probabilidades de considerar seriamente, planear o intentar suicidarse que sus pares, mientras que una persona joven LGBT+ de entre 13 y 24 años intenta suicidarse cada 45 segundos en EE.UU.

Cuando se presentó el proyecto de ley “Don’t Say Gay” de Florida, “todos se volvieron más cautelosos, se sintieron más afectados y más preocupados”, señaló Moricz a The Independent.

“Tomó una semana destruir una cultura que me ha respaldado por cuatro o cinco años, pero esto ha impulsado a los cuerpos estudiantiles, los ha energizado ... la gente está empezando a tomar consciencia de que esto es una emergencia y que necesitamos responder urgentemente, y que esto es crucial”, apuntó.

Cientos de estudiantes LGBT+ de Florida y sus aliados abandonaron sus clases y organizaron protestas en sus escuelas y en la capital del estado, mientras que los jóvenes organizadores en todo el país están colaborando en las redes sociales y compartiendo recursos y materiales que de otra forma estaría prohibidos bajo la amplía prohibición de la “teoría crítica de la raza” o la censura de libros, y creando sus propios currículos para combatir las políticas discriminatorias escolares.

Will Larkins, quien fundó un Sindicato de Estudiantes Queer en la preparatoria Winter Park de Florida, ayudó a organizar una huelga con 500 estudiantes contra el proyecto de ley “Don’t Say Gay”, testificó contra la legislación en el capitolio estatal y escribió un artículo de opinión para The New York Times sobre la amenaza que la ley representa para los estudiantes LGBT+ como él.

“Florida se está convirtiendo en un lugar hostil y peligroso para la comunidad queer. Y ya lo era. No era el mejor estado para ser gay, y ahora está empeorando”, dijo a The Independent a principios de este año. “Siento que podría vivir mi vida centrada en la defensa y el activismo por el resto de la preparatoria … Una de las principales cosas que me mantuvo realmente deprimido fue no tener una meta. Sentí que estaba esperando en la preparatoria, esperando que mi vida comenzara, y ahora tengo algo que hacer, y es útil y ayuda a las personas, lo cual es hermoso”.

Jack Petocz, quien fue suspendido por cuatro días después de liderar protestas en su escuela y distribuir cientos de banderas del arcoíris, dijo que los administradores de la escuela intentaron evitar que se postulara para presidente de la clase de último año.

“Sigo siendo castigado por defender mi identidad y defenderme contra el odio generalizado”, afirmó en un comunicado. “No deberíamos estar sujetos a abusos tanto en Tallahassee como en casa”.

Moricz, quien estudiará gobierno en la Universidad de Harvard este otoño, inicialmente se inspiró para organizarse en su campus después de enterarse de las disparidades en el financiamiento de las escuelas públicas y “la idea de que la cantidad de dinero que tú y tu familia tienen se correlacionaba directamente con la calidad de educación que recibías”, explicó.

“Fue una descripción perfecta para mí de que la política se había excedido en lo que se suponía que debía hacer. Y no estaba sirviendo a la gente de la manera que necesitaba hacerlo”.

La campaña nacional de la Iniciativa por la Educación y Equidad Social ayuda a conectar a otros activistas de la Generación Z con recursos, mentores, asistencia legal, “cualquier cosa que tengamos que ellos necesiten” para convertirse en un “sistema de apoyo nacional para la defensa local”, al tiempo que la generación actual de estudiantes de preparatoria. los organizadores salen de casa para ir a universidades de todo Estados Unidos, señaló Moricz.

Moricz dijo que era reacio a expandir la campaña a nivel nacional, por temor a que los esfuerzos del grupo se diluyeran una vez que su atención se trasladara a otros estados, pero “se ha vuelto crucial hasta el punto en que realmente no podemos simplemente ignorar lo que está sucediendo más allá de las fronteras estatales, y realmente tenemos que centrarnos en dónde podemos ayudar”.

Los legisladores republicanos en más de una docena de estados presentaron leyes similares a “Don’t Say Gay” este año, como parte de una campaña coordinada que afecta a los jóvenes LGBT+ y estudiantes de color, desde las elecciones de la junta escolar dominadas por activistas de derecha hasta los esfuerzos para censurar el contenido LGBT+ y las discusiones honestas sobre el racismo contra las personas negras y la historia de la esclavitud de las bibliotecas y la instrucción en el aula.

“Cosas como la ley ‘No digas gay’ ya no solo suceden en Florida y Texas, sino que se están extendiendo por todo el país, y sentimos que la respuesta también debe extenderse, porque llegamos demasiado tarde aquí en Florida”, describió Moricz a The Independent. “Ahora nos enfrentamos a los tribunales, pero eso no es sostenible … Necesitamos ser realmente estratégicos en la forma en que respondemos y debemos ser preventivos”.

Los defensores de la legislación “No digas gay” han argumentado que sus críticos han exagerado su impacto, o que la ley solo apunta a la instrucción desde jardín de infantes hasta tercer grado, a pesar del lenguaje amplio en el texto del proyecto de ley que se aplicaría a todas las aulas de cualquier edad.

Moricz dice que muchos maestros y personal escolar quieren hacer lo correcto para sus estudiantes LGBT+, pero la introducción del proyecto de ley creó una “nueva cultura del miedo”: los maestros ahora podrían enfrentar posibles consecuencias legales y acoso por su trabajo, y los estudiantes fueron obligados a estar en el centro de atención internacional por el abuso mientras se defienden a sí mismos.

“La gente tiene que entender que este es un golpe radical para la comunidad LGBT+”, sentenció Moricz. “Está destinado a silenciarnos, empujarnos de vuelta a los clósets. Y si la gente piensa que esto no va a tener un impacto generacional permanente si entra en vigor, se están engañando a sí mismos”.

The Independent es el socio editorial oficial del Pride en Londres 2022 y un orgulloso patrocinador del NYC Pride.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.