Príncipe Felipe: la reina Isabel ll encabezó el funeral del duque de Edimburgo

·4  min de lectura
La reina Elizabeth II en el funeral de el Principe Felipe de Edimburgo
Agencia AFP

LONDRES.- Luego de una semana de luto, este sábado se realizó el funeral privado del príncipe Felipe. La reina Isabel II despidió en la Capilla de San Jorge, del Castillo de Windsor, a su marido durante más de siete décadas.

Tras un minuto de silencio para conmemorar la muerte de una figura fundamental de la monarquía británica, el ataúd de Felipe, quien murió a los 99 años el 9 de abril en el Castillo de Windsor, fue trasladado a la Capilla de San Jorge del castillo en un Land Rover diseñado por el propio príncipe.

Debido a las restricciones por el Covid-19, dentro de la Capilla de San Jorge, estuvieron únicamente presentes los 30 invitados, incluyendo a la reina Isabel II, viuda de Felipe, y sus cuatro hijos.

El cortejo

El príncipe Carlos, heredero al trono, y los otros tres hijos de Felipe, Ana, Andrés y Eduardo, caminaron detrás en la procesión de ocho minutos hasta la capilla. El príncipe Guillermo y su hermano, el príncipe Enrique, quien regresó desde Estados Unidos para asistir al funeral, caminaron separados por su primo Peter Phillips.

El funeral de Felipe: la imagen del diálogo entre Guillermo y Harry

Todos vistieron de luto y, en la procesión al aire libre ninguno de ellos llevó barbijo, como tampoco los efectivos militares que participan de la ceremonia. Sólo se colocaron el tapabocas negro al ingresar a la Capilla junto al féretro.

En el interior del templo, donde el cortejo fue recibido en medio de cantos, todos los asistentes se ubicaron en asientos bien distanciados, de acuerdo con las restricciones de la pandemia. Sobre el féretro solo hubo una bandera, un ramo de flores y la gorra y el sable militar de Felipe.

“Su vida fue una bendición para todos nosotros”, dijo Justin Welby, el arzobispo de Canterbury, al iniciar la ceremonia.

Los celebrantes leyeron luego textos bíblicos, incluyendo el referido a la Resurrección de Lázaro.

La reina, la monarca de 94 años, ubicada a la derecha del ataúd, con sombrero y barbijo negro, mantuvo su cabeza agachada durante gran parte de la ceremonia y las cámaras prácticamente no pudieron captar su rostro. Ella permaneció sola en la Bóveda Real de la antigua capilla cuando el ataúd de su esposo fue descendido, debido a las restricciones de Covid-19.

En una ceremonia íntima en la Capilla San Jorge del castillo de Windsor, la reina Isabel II despidió al príncipe Felipe y entregó al mundo una impactante imagen
En una ceremonia íntima en la Capilla San Jorge del castillo de Windsor, la reina Isabel II despidió al príncipe Felipe y entregó al mundo una impactante imagen


En una ceremonia íntima en la Capilla San Jorge del castillo de Windsor, la reina Isabel II despidió al príncipe Felipe y entregó al mundo una impactante imagen

”Es la reina, se comportará con una extraordinaria dignidad y un extraordinario coraje como siempre lo hace. Y, al mismo tiempo, estará despidiendo a alguien con quien estuvo casada durante 73 años”, había dicho el arzobispo de Canterbury antes del inicio de la ceremonia.

Durante el servicio, un coro de cuatro cantantes, tres de los cuales son secretarios laicos del coro de la Capilla de San Jorge, estuvo dirigido por James Vivian. El órgano fue interpretado por Luke Bond, subdirector de música en St George’s Chapel.

El coro cantó el Himno, Kontakion ruso de los difuntos, cuando el féretro fue trasladado a la Bóveda Real.

Los restos del duque de Edimburgo permanecerán allí hasta el fallecimiento de la reina. La pareja será traslada entonces a la capilla del Memorial del rey Jorge VI, padre de Isabel II.

Crisis de la familia real

Felipe, quien se casó con Isabel en 1947, ayudó a la joven reina a adaptar la monarquía al mundo cambiante de la era posterior a la Segunda Guerra Mundial cuando la pérdida del imperio y el declive de la deferencia desafiaron a la familia real más prominente del mundo. Ahora la reina enviuda en momentos en que lidia con una de las crisis más graves de la familia real en décadas: acusaciones de racismo y negligencia de su nieto Enrique y su esposa estadounidense Meghan.

Gran parte de la atención de los medios se centrará en Harry y su primera aparición pública con la familia real desde que la pareja dio una entrevista explosiva con Oprah Winfrey el mes pasado.

El palacio remarcó que si bien la ocasión tendrá la debida magnitud que marca el fallecimiento de un importante miembro de la realeza, sigue siendo una ocasión para que una familia en duelo despida a su esposo, padre, abuelo y bisabuelo.

Agencias Reuters y AFP