Príncipe Andrés pierde intento de desestimar demanda sexual en tribunal de Nueva York

·5  min de lectura

La demanda presentada contra el príncipe Andrés de la realeza británica, que lo acusa de haber abusado sexualmente de una menor de 18 años en numerosas ocasiones, puede seguir adelante, falló el miércoles un juez federal en Nueva York.

La demanda presentada por Virginia Roberts Giuffre alega que el príncipe Andrés abusó de ella en varias ocasiones entre 2000 y 2002 cuando ella tenía menos de 18 años. Giuffre ya había acusado al fallecido financiero Jeffrey Epstein y a su ex novia Ghislaine Maxwell de abusar de ella y de traficar con ella con los amigos de la pareja, entre los que estaba Andrés. La demanda alega que los abusos del príncipe ocurrieron en la mansión de Epstein en Nueva York y en la isla privada de las Islas Vírgenes de Estados Unidos, Little St. James, así como en la casa de Maxwell en Londres. Una foto de Giuffre, el príncipe y Maxwell tomada en la casa londinense de Maxwell ha cobrado notoriedad.

Andrés intentó que se desestimara la demanda, argumentando que las reclamaciones de Giuffre no eran lo suficientemente específicas y eran duplicadas, que la ley bajo la que Giuffre había presentado la demanda estaba modificada de forma inconstitucional y que estaba protegido por un acuerdo de 2009 que Giuffre había alcanzado con Epstein para resolver una demanda que ella había presentado contra el financiero por supuestos abusos y tráfico sexual.

El juez de distrito Lewis A. Kaplan escribió en una exhaustiva opinión de 44 páginas que estaba obligado a tomar la palabra de Giuffre en este punto del proceso y a aceptar interpretaciones plausibles de cuestiones legales que permitirían que la demanda siguiera adelante.

El Príncipe Andrés de Gran Bretaña
El Príncipe Andrés de Gran Bretaña

“Como es bien sabido por los abogados, pero tal vez no por el público no especializado, el demandado —al presentar esta moción— impuso al tribunal el deber ineludible de asumir —solo a efectos de esta moción— la veracidad de todas las alegaciones del demandante y de extraer a su favor todas las inferencias que razonablemente puedan extraerse de esas alegaciones”, escribió Kaplan. “En consecuencia, la ley prohíbe al tribunal considerar en esta etapa del procedimiento los esfuerzos del demandado para poner en duda la veracidad de las alegaciones de la Sra. Giuffre, aunque sus esfuerzos serían permisibles en el juicio”.

El fallo de Kaplan se centra en la afirmación de Andrés de que está protegido por el acuerdo de 2009, del cual Kaplan escribe que es el centro de la moción del acusado”. El fallo introduce algo de contexto en torno al acuerdo, en particular que se celebró después con los fiscales federales en el sur de la Florida que lo protegía a él y a sus presuntos coconfabulados de un mayor enjuiciamiento. En particular, el acuerdo de Epstein le exigía pagar a los abogados que representaran a sus víctimas si estas decidían demandarlo ante los tribunales, incluido el abogado que representó a Giuffre en su demanda de 2009 contra Epstein, Robert Josefsberg.

Virginia Roberts Giuffre, con una foto de cuando era adolescente, cuando dice que fue someetida a abusos por Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell.
Virginia Roberts Giuffre, con una foto de cuando era adolescente, cuando dice que fue someetida a abusos por Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell.

El acuerdo de Epstein con los fiscales del sur de la Florida, que le permitió declararse culpable de dos cargos estatales de solicitación, uno de ellos relacionado con una menor, y finalmente cumplir 13 meses en una cárcel del condado, fue el tema de la serie Perversión de la Justicia de 2018 del Miami Herald. El reportaje llevó a los fiscales federales a dar un nuevo vistazo al caso de Epstein y presentar cargos contra él en julio de 2019. Un mes más tarde, Epstein fue encontrado muerto bajo custodia federal en lo que se ha considerado un suicidio.

El fallo del juez Kaplan se centra en una frase clave en el acuerdo de 2009 que indica que “cualquier otra persona o entidad que pudiera haber sido incluida como acusado de Epstein” estaría protegida de responsabilidad. Los abogados del príncipe Andrés habían argumentado que el miembro de la realeza británica estaría cubierto por ese lenguaje porque la demanda de Giuffre contra Epstein en 2009 alegaba que había sido víctima de tráfico sexual para varios amigos de alto perfil de Epstein, incluyendo la “realeza”, aunque Andrés no era mencionado por su nombre ni en la demanda de Giuffre ni en el acuerdo.

Kaplan dictaminó que el lenguaje del acuerdo podía ser interpretado de numerosas maneras y que era inapropiado bloquear el avance de la demanda en este punto cuando el significado era tan ambiguo.

“En consecuencia, la determinación del significado del lenguaje de liberación en el Acuerdo de 2009 debe esperar a los procedimientos posteriores”, escribió Kaplan.

Andrés ha mantenido su inocencia y dijo en una entrevista con la BBC en 2019 que no recordaba haber conocido a Giuffre, y dijo que creía que la foto había sido manipulada. También afirmó que era incapaz de sudar, una afirmación de la que los abogados de Giuffre le han pedido evidencia médica en la demanda.

El juez había expresado su escepticismo sobre las afirmaciones de Andrés en una audiencia celebrada la semana pasada, rechazando de plano algunas de las afirmaciones de Andrés y señalando pasajes del alegato de Epstein-Giuffre de 2009 que parecen debilitar la afirmación de Andrés de que le protegía de la demanda.

Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell en una fotografía presentada como prueba en su juicio por tráfico sexual. Ella enfrenta ahora décadas de prisión y él está muerto, tras haberse quitado la vida en la cárcel mientras se enfrentaba a cargos similares.
Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell en una fotografía presentada como prueba en su juicio por tráfico sexual. Ella enfrenta ahora décadas de prisión y él está muerto, tras haberse quitado la vida en la cárcel mientras se enfrentaba a cargos similares.

La audiencia fue días después que Maxwell, antigua amiga de Andrés, fue condenada por cinco de los seis cargos relacionados con tráfico sexual de menores.

Giuffre había acogido con satisfacción el veredicto y dijo entonces que esperaba ver a otros castigados por su papel en la empresa de Epstein. “Maxwell no actuó sola”, dijo en un comunicado. “Otros deben ser responsabilizados. Tengo fe en que lo serán”.

El veredicto de Maxwell ha sido cuestionado desde entonces, después que miembros del jurado que emitieron el veredicto hablaron con los medios de comunicación e indicaron que ellos mismos habían sido víctimas de abusos sexuales y que habían ayudado a convencer al jurado para que condenara a Maxwell.

La prensa ha indicado que al menos uno de los dos jurados no había indicado que había sido víctima de abusos sexuales en un cuestionario que los futuros jurados debían llenar antes del juicio. Los abogados de Maxwell han solicitado un nuevo juicio y está previsto que presenten su primera moción argumentando su caso la próxima semana.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.