El Príncipe Andrés, hijo de la Reina Isabel II, anunció que se retira "de la vida pública" tras escándalo Epstein

LA NACION

El príncipe Andrés anunció hoy su retiro de la vida pública tras el escándalo suscitado por su amistad con el empresario estadounidense Jeffrey Epstein, acusado de pederastia y que fue hallado muerto en su celda.

"He preguntado a Su Majestad (la Reina) si podía retirarme de mis actividades públicas por tiempo indefinido, y ella me ha dado su permiso" anunció el príncipe en un comunicado.

"Sigo lamentando sin ambages mi errónea relación con Jeffrey Epstein", indicó el texto.

"Su suicidio ha dejado muchas preguntas sin respuesta, particularmente para sus víctimas, y expreso mi más profunda compasión con cualquiera que se haya visto afectado y que esté buscando la forma de pasar página", manifestó.

"Solo puedo esperar que, con el tiempo, sean capaces de reconstruir sus vidas. Por supuesto, estoy totalmente dispuesto a colaborar con la justicia en cualquier investigación si es necesario", agregó en su comunicado.

Horas antes de que se conociera el texto de Andrés, el gran grupo británico de las telecomunicaciones BT y tres universidades australianas habían decidido romper sus relaciones con el príncipe, después de una entrevista del hijo de la reina sobre el escándalo Epstein.

En una entrevista difundida el sábado por la noche, el príncipe Andrés no tomó, según estas entidades, la distancia necesaria con su amigo, el empresario estadounidense Jeffrey Epstein, acusado de pederastia y encontrado muerto en la cárcel, y no tuvo palabras de compasión para las víctimas.

El príncipe se limitó a refutar las acusaciones de una mujer reclutada por Epstein, que afirmó haber sido forzada a mantener relaciones sexuales con él cuando ella tenía 17 años.

El operador British Telecom anunció hoy que no continuaría financiando un programa educativo si el duque de York seguía siendo el padrino del programa.

Además, tres universidades australianas, la Bond University de Queensland y las universidades Murdoch y RMIT de Melbourne, anunciaron que ya no querían colaborar con el príncipe en una asociación que ayuda a los empresarios y a las compañías emergentes.

El martes, varias empresas habían anunciado su reticencia a seguir patrocinando la asociación del príncipe, llamada Pitch@Palace.

El príncipe Andrés, de 59 años y octavo en la línea de sucesión al trono, reconoció en su entrevista que sus relaciones con Epstein han podido poner a la familia real en aprietos, pero cree no haber perjudicado la reputación de la reina Isabel II.

Con información de la agencia AFP.