Préstamos del BID irán a la campaña contra el hambre

Jaime Rosemberg

La entidad y el ministro Daniel Arroyo acordaron los cambios

Buena parte de los US$1000 millones que el BID destina a programas sociales en el país serán reordenados y orientados a distintos rubros del programa contra el hambre, impulsado por el gobierno de Alberto Fernández y que ya comenzó a implementarse en distintas provincias del país.

Según informaron desde el Ministerio de Desarrollo Social que encabeza Daniel Arroyo, los representantes del BID José Luis Lupo y Viviana Hart acordaron la semana pasada con el ministro orientar los préstamos de ese organismo internacional a la "lucha contra el hambre", un plan considerado "prioritario" por el Presidente. El BID presta en total unos US$1700 millones por año al país, repartidos en distintos ministerios y programas.

En lo que hace al programa contra el hambre, desde el Gobierno informaron que los fondos irán, en primer lugar, a la denominada "transformación digital y de servicios", para que los beneficiarios de la tarjeta alimentaria puedan hacer sus compras a través de su celular. La iniciativa "superaría" así la tecnología utilizada en planes que inspiraron al argentino, como Progresa, de México, o Bolsa Familia, implementado durante su mandato por Luiz Inacio Lula da Silva en Brasil y que también contó con asistencia del BID y del Banco Mundial.

El dinero también irá a ayudar a financiar la denominada "economía del cuidado" y la primera infancia; buscará favorecer a ese y otros sectores que crean "mano de obra intensiva" como la construcción, la industria textil, el reciclado y a productores de alimentos. Se otorgarán microcréditos para la compra de maquinaria y promover de ese modo la creación de empleo formal, permitiendo la salida de manera paulatina de los beneficiarios de planes sociales.

"La idea es prestar dinero a los sectores que promuevan generar un ingreso extra a los beneficiarios, más allá del plan que reciben. Si les va bien, podrían de a poco ir generando más trabajo, y muchos dejarán de recibir un plan para tener un empleo en blanco", afirmó un funcionario con conocimiento de lo tratado en la reunión, que se llevó a cabo en el piso 14 del Ministerio de Desarrollo.

Hace dos días, el Gobierno oficializó en el Boletín Oficial la creación del Plan Nacional "Argentina contra el Hambre", con el declarado objetivo de "garantizar la seguridad y soberanía alimentaria de toda la población y familias argentinas, con especial atención en los sectores de mayor vulnerabilidad económica y social". El programa incluye la distribución de 1,4 millones de tarjetas alimentarias en todo el país, con un valor de entre $4000 y $6000, para la adquisición de alimentos de primera necesidad. Arroyo espera que las tarjetas estén distribuidas en marzo próximo. El 20 de diciembre pasado, con la presencia del presidente Alberto Fernández, quedó constituido el Consejo Federal contra el Hambre. Lo coordina la ministra Victoria Tolosa Paz, y su objetivo es articular, monitorear y evaluar la implementación del plan.